La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Pre-fichaje

Los estigmas por recién ascendido están descartados

¿Sergio Asenjo mejora a los tres porteros que tiene el Real Valladolid actualmente en plantilla? Sí. Sin duda. Entendiendo por ‘mejorar’ a la sensación de rendimiento, el fichaje del palentino no es sólo deportivo. Ni mucho menos se debe entender el movimiento sólo como un salto futbolístico, que también. El regreso del cancerbero es un movimiento de nivel que potencia la entidad del proyecto blanquivioleta y que multiplica, a la vez, la emoción vivida por el aficionado pucelano desde el regreso a LaLiga Santander.

Como ha narrado Chus Rodríguez en Twitter, el de Asenjo es un «regalo» que propicia el haber conseguido el ascenso. Desde su salida hacia el Atlético de Madrid en el verano de 2009 desde el Estadio José Zorrilla siempre se miraba al portero. «¿Cuándo podrá volver?», se cuestionaba en muchas ocasiones. La ilusión por el regreso siempre estaba en el aire pero para conseguirlo se debía dar un condicionante relevante y es que el Real Valladolid estuviera en LaLiga Santander. Sin estar en la élite, la apuesta por Asenjo era inviable

Profundizando en los detalles, lo importante era y es el lugar, pero también las condiciones y el Pucela, ahora, es un Club que ofrece cierta seguridad. La sensación de no vivir al día es innegable. El descenso de 2021 supuso un lastre importante pero el ascenso de hace sólo unas semanas ha liberado a la entidad y a sus dirigentes. El camino vuelve a estar marcado y el Club sabe que lo puede mantener y guiar desde decisiones como ésta. El regreso de Sergio Asenjo a Valladolid es lógico. Tan buscado y deseado como necesario para el Club. El Real Valladolid gana en calidad pero, ante todo, en seguridad y credibilidad. Si no consigues convencer a un canterano que tu proyecto es mucho más que el de un «recién ascendido», malo, pero el Pucela lo ha hecho. Normal.

Ambición y proyecto
El Real Valladolid está ante una oportunidad inmejorable en la temporada 2022/2023. La plantilla que inició la campaña 2021/2022 era de nivel. De mucho nivel. Tenía calidad, variantes y posibilidades por encima de LaLiga SmartBank y de resultados pasados. Dicho plantel se mejoró y, ahora, se potencia. Entendiendo que el equipo sólo necesita retoques y detalles pero que estos deben ser diferenciales, movimientos como el de Sergio Asenjo son brillantes. Por lo que ofrece pero, ante todo, por lo que demuestra. El Real Valladolid 2022/2023 no va a ser visto como un equipo «recién ascendido». José Rojo, Pacheta, va a rechazar tal calificativo.

El cuerpo técnico del Real Valladolid va a buscar el máximo dentro la mayor exigencia posible. Más allá del día a día, del importante discurso que se utilice y de la ambición individual, el Club necesita vender que su ambición es máxima, tal y como demuestra un movimiento como el de Sergio Asenjo. Un recién ascendido que busca tres equipos peores en la categoría, tanto en rendimiento como en potencial, no consigue convencer a un portero del nivel del palentino.

Pese a que en la pasada campaña Asenjo sólo disputó 750 minutos, en cuatro de las cinco anteriores superó los 30 encuentros y dijo adiós a un calvario de lesiones. En el mercado, como ha estado el jugador desde la finalización de su contrato, las ventanas que se le abre son infinitas pero él ha elegido la del Real Valladolid. Por ser quién es, sí, pero por saber que dentro hay contenido, proyecto y ambición. No estigmas de conformismo.

Este Real Valladolid va a a vivir lejos de las excusas y los estereotipos de un recién ascendido, hecho que no obliga a un objetivo mayor que el de la salvación, pero sí a rechazar estigmas muy utilizados en las últimas temporadas en Zorrilla. La diferencia de las formas es total, tanta como la que marca Sergio Asenjo en la portería y con su regreso al Estadio José Zorrilla. El salto de calidad con él es único e impropio de un conjunto conformista.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte