La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Corta y al pie

Pacheta disfruta mucho en el sufrimiento del aficionado

Viendo, intentando entender y analizando fútbol en las últimas semanas me doy cuenta de la evolución que está teniendo este deporte en los últimos meses. Cada vez se analiza menos a un equipo en función del rival cuando se habla de méritos. Esta temporada, el Real Valladolid de Pacheta, concretamente, me está enseñando que no es cuestión de ser mejor que el rival o generar más ocasiones que él. El actual Pucela se mide desde la facilidad y complejidad que el equipo tiene para llevar el encuentro a sus registros. Conseguir sentirse cómodo, independientemente de lo que haga el rival, es la fortaleza de este Pucela y del fútbol que detecto en las últimas semanas.

Con todo ello, la victoria en Cartagena deja un buen regusto en el equipo pucelano y José Rojo, Pacheta, su entrenador. Ellos se muestran contentos por lo conseguido en el duelo y por las formas en las que lo han obtenido, pero el entorno, posiblemente, no. La jornada 28 de LaLiga SmartBank 2021/2022 ha dejado a sensación de ser un partido que sólo es atractivo para el aficionado neutral. Un encuentro tan abierto como el vivido nunca gusta. Es entretenido de ver pero, a su vez, desesperante. Sin control ni descanso, este Pucela disfruta con un estilo que genera sufrimiento en su afición.

Tras el partido, Pacheta ha confirmado que el duelo había sido un «espectáculo» pero, a su vez, una «locura». El punto de diversión lo ofrecían los mismo registros que la locura. Un término u otro llega por el punto desde el que se viera el encuentro. Un término y otro hablan de conceptos diferentes pero, a su vez, de registros que buscan Pacheta y este equipo. Cuando el actual Real Valladolid se siente cómodo es un espectáculo pero, también, es cierto que para verse acomodado, el Pucela debe estar rodeado de cierta locura en el juego y en el Estadio de Cartagona existió.

Un lujo
Anotar un gol a los 20 segundos del partido pero no ir ganando a los cinco minutos de juego confirma qué tipo de partido se iba a ver en el estreno de la jornada 28. Dos equipos ofensivos, que buscan portería rival y que, ante todo, asumen riesgos querían llegar a sus mejores registros en el juego y, desde ellos, consiguieron hacer un duelo interesante, divertido y completo a la vez que desesperante. Nada parecía estar controlado porque sobre el césped había muchos detalles. Habitualmente, éste es uno de esos partidos que no gusta a los entrenadores, pero Pacheta y Carrión se vieron cómodos.

De la misma forma que Toni Villa, Sergio León, Roque Mesa y Álvaro Aguado vivían felices con un duelo así lo estaban, también, Rubén Castro, Álex Gallar, Mohamed Dauda y Pablo De Blasis. Moviéndose en registros de ataque, espacios y verticalidad, ambos equipos disfrutan. Lo hacen ellos pero, posiblemente, no sus aficiones. En el fútbol actual, tan estudiado, analizado e intervencionista desde la previa, duelos y propuestas como estas alegran el fin de semana y más tras un Real Valladolid tan seco, débil e indiferente como el de los últimos años.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte