La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

La apuesta por Fresneda va más allá de la renovación

Iván Fresneda ya no es el gran protagonista de la actualidad del Real Valladolid como lo era hace sólo unas semanas. El joven lateral madrileño ya no es el nombre propio de la actualidad blanquivioleta, pero la suya sigue siendo una situación capital en el seno del Estadio José Zorrilla. Tras debutar en el primer equipo y ser designado por José Rojo, Pacheta, como jugador del primer equipo, la realidad del futbolista ha variado como debe hacerlo. Con acierto, Fresneda ha salido del primer equipo y ha llegado al Promesas. Desde el filial blanquivioleta debe llegar la gran apuesta del Real Valladolid en el jugador.

Apostar, creer y confiar en Iván Fresneda no está sólo en una renovación. Evidentemente es un gran paso pero hay más y debe haber más. La tozudez que Pacheta mostró hace una semanas al asegurar que el jugador «es mío» es contraproducente. El jugador debe estar y debe ‘ser’ de quien más minutos le pueda ofrecer y, ahora, el filial es el que más oportunidades le puede ofrecer y asegurar. Siendo un proyecto interesante para el Club, las intenciones deportivas de la entidad se deben imponer sobre los resultados. 

El Real Valladolid necesita formar a Iván Fresneda desde la competición y desde aquel ritmo de juego en el que más posibilidades tenga ahora. El primer equipo, por el momento, no le puede ofrecer lo que demanda y el filial, en principio, tampoco. Julio Baptista no ha apostado por el jugador durante la temporada. Apenas ha formado en dos convocatorias durante la temporada. La suya es una posición completada en el equipo y sus posibilidades son reducidas, pero en ese punto es donde debe entrar el Club y la verdadera apuesta que el Real Valladolid haga en el jugador.

Prioridad absoluta
Iván Fresneda debe jugar y el Real Valladolid debe buscarlo en cualquier circunstancia. Por ello, su llegada al Promesas debe ser la medida que haga que el jugador acumule minutos y sume todas las participaciones que no ha tenido hasta la fecha. Si bien este pasado fin de semana no pudo debutar en Primera Federación por una inoportuna lesión, las próximas semanas son y debe ser capitales. La apuesta por el joven jugador está en adelantar procesos y asegurar minutos en la formación de un joven que necesita crecer, mejorar y renovar pero, ante todo, jugar, algo que no hace desde hace más de un mes.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte