La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Los partidos, en frío

Un entrenador jamás podrá convencer por la testarudez

Termina el partido ante el Club Deportivo Leganés y José Rojo, Pacheta, comparece ante los medios de comunicación para analizar el duelo y el burgalés habla de lo mismo que ha hecho en otras ocasiones. Cuando ha ganado, cuando ha empatado, cuando ha perdido y cuando ha sido tremendamente superado por el rival. Esta vez, y tras la duodécima victoria de la temporada, el entrenador pucelano seguía hablando del «proceso». En el primer duelo de 2022, lejos de hacerlo como refuerzo para el equipo, lo hacía como argumento para entender el buen partido pucelano y para la creación de nuevas expectativas.

Entendiendo que éste es el momento blanquivioleta para atacar diferentes frentes que necesita y debe tener el equipo, Pacheta ha narrado qué quería, cómo lo debía buscar el equipo y, también, cómo lo ha conseguido. Los objetivos de evolución, mejora y crecimiento del juego han estado muy definidos desde el principio de la temporada pero, ahora, con ellos sobre la mano, Pacheta no quiere perder la compostura. Muy posiblemente, el equipo esté ahora dónde él quería que estuviera a estas fechas. A nivel de confianza y registros, el Pucela sabe qué hace y cree en por qué lo hace. El principal objetivo del Real Valladolid está consumado y, ahora, llega el momento de crecer desde él.

Pacheta tiene claro por qué tiene al equipo en los registros que quería y, por ello, no va a dejar de centrarse en el día a día y en la mejora que los jugadores pueden hacer. Desde aspectos individuales y buscando los grupales, el Pucela puede y debe seguir creciendo. Lo tiene que hacer confirmado pasos de su «proceso», aquél lleno de personalidad y seguridad pero lejos de la arrogancia. La solvencia con la que Pacheta ha creado el camino está comenzando a dar sus frutos y, ahora, es cuando más se diferencia entre la tozudez y la confianza.

Convencimiento, no tozudez
Al inicio de la temporada, Pacheta sabía qué necesitaba el equipo. Lo tenía tan claro como complicado era. Hacer creer al equipo, en argumentos y mentalidad, no iba a ser fácil y todo iba a tener un «proceso» lento y exigente. Creyendo que el burgalés era lo que necesitaba el Pucela el pasado verano, éste definió una hoja de ruta que era lógica pero que, por momentos, tuvo una evolución muy lenta. Las prisas por querer estar en la zona des ascenso eran altas pero la experiencia futbolística de Pacheta le hizo marcar unos tiempos que, ahora, se están cumpliendo.

Sin prisa pero sin pausa y asentando la primera piedra para, después, buscar la siguiente, Pacheta tiene al Real Valladolid donde quería. La victoria ante el Club Deprotivo Leganés confirmó las credenciales de un equipo hecho y dispuesto para su modelo de juego. El Pucela sabe qué quiere, cómo lo debe buscar y dónde debe arriesgar. José Mourinho siempre ha defendido que un equipo es tal cuando «encuentra las soluciones a lo que se necesita con rapidez» y el Real Valladolid lo consigue desde hace jornadas, tal y como ha ratificado en la duodécima victoria de la temporada. 

Los primeros tres puntos del año 2022 señalan a varios jugadores pero, ante todo, a un grupo y a una idea. Todos están liderados por un entrenador que sabe qué quiere y que lo busca desde la confianza y la seguridad que él tenía en el camino que debía conseguir el equipo. Esa determinación en el cómo nada ha tenido ni tiene que ver con la tozudez porque si, como el propio Pachate asegura, «la idea se ejecuta desde el placer y no desde la obligación», las ideas calan desde el convencimiento y no desde la testarudez.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte