La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos

El Real Valladolid tiene la cara del colista de la categoría

Hace unas semanas, en la última comparecencia oficial de Miguel Ángel Gómez, el director deportivo del Real Valladolid fue cuestionado sobre la posible destitución de Sergio González. En la línea del Club, el andaluz ratificó al catalán pero se le realizó una pregunta importante. Ignacio Bailador, del Diario AS, le preguntó cómo veía a Sergio en ánimo y convencimiento. Para mí, ésta es una pregunta capital y lo es porque la sensación que deje el preparador es determinante. Independientemente de lo que ofrezca el equipo en juego y resultados, el sentimiento y la fuerza del entrenador es, a mi entender, capital para tomar una decisión como la que creo que requiere la situación global.

Entendiendo que ese cuerpo a cuerpo es, también, importante para el director deportivo del Real Valladolid, creo que Sergio, de puertas para dentro, debe mostrar un convencimiento total. Desde la seguridad de tener el camino marcado y centrado, única y exclusivamente, en trabajar el proceso que debe llevar a seis victorias en 14 partidos, las actuales credenciales del responsable futbolístico son las del líder de un equipo que, semana a semana, va perdiendo fuerza y se va acercando más a los números que marcan la realidad de su juego.

Las estadísticas y el tiempo que quedaba por delante han sido siempre el argumento de Sergio González para verse fuerte en su puesto. Sin estar en descenso, el catalán sacaba pecho de que, «pese a todo lo vivido», el equipo estaba dentro del objetivo. «Algo estaremos haciendo bien», aseguró en una rueda de prensa. En las últimas semanas, todo ha cambiado. La mala tendencia de juego creada desde la derrota (0-1) ante el Valencia CF y la pérdida de oportunidades han dejado al equipo en zona peligosa. Tras dejar escapar puntos en los empate ante el Elche CF y en las derrotas ante la SD Huesca o el Deportivo Alavés, era cuestión de poco tiempo que los pucelanos cayeran al descenso.

Ver al Real Valladolid en los tres últimos puestos era lógico y era una situación que no iba a tardar en producirse. El equipo dejaba esas sensaciones, de la misma forma que ahora se le está poniendo cara de colista. Los números no dicen que los de Sergio González sean los peores de la categoría y, posiblemente, sólo sea eso. Las sensaciones, el juego, la propuesta, la tendencia, las herramientas… Todo lo que ofrece el Real Valladolid en las últimas semanas es aquéllo que hace pensar que los blanquivioleta son el peor equipo de toda LaLiga Santander.

Necesarias palabras
Obviamente, ya no se puede minimizar la situación. El problema es grave. Lo lleva siéndolo semanas pero desde algún frente del Club y, sobre todo, desde las declaraciones de Sergio González, el Real Valladolid ponía tiritas a la realidad cuando el problema, claramente, era la falta de ideas y sensaciones de un equipo que estaba abocado a la zona de descenso. Ahora no es cuestión del histórico «ya lo dije», pero sí de entender que el equipo está ahora en una fase idéntica a la que tuvo hace unas semanas

Antes, el Pucela mostraba que su dinámica era la de ver que la zona de descenso era su realidad y, ahora, el futuro pucelano pasar por caer al último puesto de la clasificación. Solamente la tozudez para no ver la realidad futbolística que muestra el equipo niega que los de Sergio González sean, ahora, el peor equipo de la categoría y que su descenso al último puesto de la clasificación sea sólo una cuestión de tiempo.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.