La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Opiniones pucelanas

El mundo blanquivioleta necesita escuchar a Ronaldo

Ronaldo Nazário es alguien con tanta repercusión que se le analiza desde varios frentes. En un inicio, el brasileño siempre va a ser visto por el jugador que fue. Siempre se le verá como un astro y como ese jugador por el que todos tuvimos profundo respeto. Daba igual de qué equipo eras porque siempre respetabas a ese ‘9’ de calidad y envergadura que superó varias lesiones que a otros les hubiera retirado. Ese aura siempre va a acompañar al presidente de Real Valladolid y al empresario que Ronaldo es.

Estas últimas ramificaciones que son importantes para entender que ha hecho del Real Valladolid una empresa. El Club es una entidad fiable y solvente que depende de un juego y de un deporte. Todo depende del fútbol, aquél en el que nada depende de uno mismo. El rival, el árbitro, las condiciones de juego, las lesiones, el ambiente exterior… Son muchos los condicionantes y los contextos que acompañan a un equipo de fútbol y que esta temporada están desgastando al Real Valladolid. Actualmente, los pucelanos están muy debilitados y lo están por un contexto futbolístico.

Pese a que institucionalmente, el Club está en uno de los mejores momentos de su historia, los resultados del equipo están debilitando la fortaleza de empresa que Ronaldo había generado en poco más de dos años. Negar el crecimiento pucelano desde la llegada del brasileño es carecer de honestidad y realidad. El Pucela es otro, de la misma forma que la actual temporada puede generar una nueva variante del mundo blanquivioleta. El equipo de Sergio González está mutando en colista de LaLiga Santander. A nivel de juego, evolución, mejoras y respuestas, el Real Valladolid es el peor equipo de la categoría.

Motor y gasolina
Con todo, y haciendo un símil automovilístico, el primer equipo es el motor del Real Valladolid y el juego su gasolina. Sin juego no hay puntos y sin puntos no hay objetivos. Obviamente, sin objetivos es imposible ver crecer al Club y a la empresa futbolística que ésta es y lo ganado en los dos últimos años pierde fuerza. Así, la realidad pucelana es complicada y el mundo blanquivioleta quiere soluciones pero, antes de ello, respuestas.

Siempre elogiaré al equipo de trabajo que ha confeccionado Ronaldo Nazário. Es un grupo que ha ofrecido resultados pero, actualmente, estos, con todo el respeto posible, quedan en un segundo plano. El mundo del Real Valladolid quiere, necesita y debe escuchar a su máximo accionista. Son muchas las preguntas que se deben hacer al dueño de un club que cada semana tiene menos soluciones en el terreno de juego pero que está lejos de tomar medidas. Muy pocas entidades profesionales actuarían como lo está haciendo el Real Valladolid en las últimas semanas y eso merece una justificación.

Lo que se está viviendo con Sergio González se puede entender como confianza y principios pero, también, como desidia. La diferencia es importante y sólo la puede responder o clarificar el presidente y máximo accionista. El mundo blanquivioleta pide al Real Valladolid medidas pero, también, sensación de confianza y seguridad y estos son detalles que sólo pueden conseguir las declaraciones de Ronaldo Nazário, el que es, posiblemente, el mejor ‘9’ de la historia y a la vez un empresario de éxito y una voz autorizada en el fútbol. Ronaldo es mucho, pero en tierras pucelanas es, sobre todo, el presidente del Real Valladolid.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.