La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Los partidos, en frío

La Copa confirma la realidad actual del Real Valladolid

Un partido, un único encuentro no vale para tomar grandes conclusiones peor sí para confirmar tendencias. De la misma forma que el debut de Jawad El Yamiq en la derrota (1-2) del Real Valladolid ante la Sociedad Deportiva Éibar no era suficiente para valorar al central marroquí, ocurrió con la primera titularidad de Jota Filipe. Ésta no era termómetro suficiente para calibrar qué podía sumar el portugués en fracciones altas de juego. Ellos, entre otros fichajes del verano, se vieron examinados con su llegada a un Pucela que tenía y tiene una columna vertebral muy fija. Jordi Masip, Nacho Martínez, Joaquín Fernández, Rubén Alcaraz, Óscar Plano y Sergi Guardiola formaban y forman la base del Real Valladolid.

Todos ellos, y alguno lesionado como Kiko Olivas y otro en algún rol secundario como Míchel Herrero, forman el eje central de un equipo que no parece estar dando un cambio generacional ni de nombres de forma muy alta pero sí que vive un momento en el que estos jugadores no están bien y no son los jugadores más en forma del equipo. Que jugaran el duelo de Marbella ya viene a demostrar en qué momento y fase están ahora. El rendimiento de muchos de ellos en el Estadio Antonio Lorenzo Cuevas ha confirmado su mal estado.

Todos ellos son jugadores con un nombre en el Estadio José Zorrilla pero activos que no está en su mejor momento. En Copa del Rey y ante un equipo de Segunda división B lo confirmaron. Alcaraz y Míchel no impusieron el nivel de juego de otras temporadas, Joaquín no estuvo lo solvente que se le espera y Sergi Guardiola no fue el faro que debe ser. Se trata de diferentes rendimientos que no son acordes a estatus tan altos como los que defienden. En un deporte voraz y cortoplacista, la realidad del equipo quedó patente en Marbella, aquella ciudad que marca un nuevo estilo de meritocracia en el Pucela.

Merecida clasificación
En lo que al partido copero se refiere, el equipo tuvo que haber conseguido, porque lo mereció, el pase tras los primeros 90 minutos. Lo tuvo que firmar porque hizo méritos para ello pero, siendo globales en el análisis, el Real Valladolid no tuvo todo lo controlado que debía un encuentro como éste. No lo tuvo porque sus protagonistas no están bien. Son jugadores con unos méritos en el Estadio José Zorrilla pero éxitos pasados y el fútbol mide la actualidad, aquélla en la que Sergio González tiene jugadores en mejor estado de forma que el núcleo fuerte del vestuario.

Lejos de ser un problema, éste es el punto de crecimiento de un equipo con potencial, variantes y posibilidades. En temporadas atrás, el Real Valladolid tenía un vestuario más reducido y Sergio comprendía que tenía que mejorar el mal rendimiento y el mal estado de los jugadores desde titularidades y minutos. Ahora, la gestión ha cambiado porque los ingredientes son otros. Si el equipo puede y debe aspirar a más en le terreno de juego, la exigencia para todos los jugadores, ya sean nuevos, veteranos, jóvenes o experimentados, debe ser otra. El equipo lo requiere. El proyecto lo permite.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.