La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos

Este Real Valladolid necesita los «huevos» de Sergio

Eduardo Germán Coudet ha cambiado al Real Club Celta de Vigo. Su llegada ha supuesto una variación importante en la filosofía y en los resultados del equipo gallego. Obviamente, el primer concepto es el que ha facilitado el segundo. Desde el convencimiento han llegado las victorias, aquéllas que se definen por su idea en saber hacer y no querer hacer. No es cuestión de empeño, es de conocimiento y atrevimiento. Usar los «huevos» como herramienta para conseguir victorias siempre ha estado ligado a un concepto de intensidad pero no de calidad y personalidad y es aquello que Coudet narró en un partido cuando era entrenador de Racing Club de Avellaneda.

«No es tener huevos para meter patadas, es huevos para pedirla, para jugar, para asociarse…», aseguró el actual entrenador vigués en una frase que marca su filosofía y que muestra la necesidad de personalidad y atrevimiento que hay actualmente el fútbol. Utilizando ese símil tan ‘agresivo’ de uno de los preparadores de moda, la realidad del Real Valladolid también puede estar marcado por esos huevos y ese coraje y personalidad que debe tener el equipo de Sergio González y el propio entrenador en las próximas semanas.

La victoria (0-1) del equipo blanquivioleta en el Coliseum Alfonso Pérez deja todos los ingredientes para que los pucelanos creen el cambio de tendencia y el punto de inflexión que buscan y quieren. Teniendo los protagonistas que pueden terminar de firmar ese golpe sobre la mesa y teniendo, a la vez, la confirmación de que la plantilla fue mejorada en el pasado verano, Sergio debe tener esos «huevos» que pedía Coudet o esa personalidad que siempre hemos conocido para atreverse a potenciar las cualidades de su equipo y de muchos de sus jugadores.

El cómo de la última victoria
Los tres puntos en Getafe pero, también, cómo se consiguió la victoria en el Coliseum Alfonso Pérez dice mucho. Muchísimo. En cuestión de victoria, de credenciales y de protagonistas. El equipo firmó la victoria más solvente de la temporada. Aumentó el registro de la portería a cero que quería Sergio González de forma causal y no casual y señaló el potencial y las cualidades de muchos de sus jugadores. Mientras Shon Weissman confirmaba el ‘9’ que es y Jawad El Yamiq demostraba cómo domina los espacios, Kike Pérez aseguraba que está para mucho mayor peso del que está teniendo, Jota Filipe aseguraba que es único y diferente y Roque Mesa, por ejemplo, seguía preguntándose por qué tardó tanto en ser titular.

Este equipo tiene cualidades y, ahora, llega el momento de confirmarlas. Hasta Luis Pérez, el jugador más señalado del equipo, confirmó que es el futbolista que más y mejor cumple con las condiciones de lateral. Sus perfilaciones, lectura de combinaciones y el dominio de todas las transiciones son conceptos que Pablo Hervías no ha tenido y su dominio de la zona es algo que Saidy Janko no ha conseguido. El ‘2’ es la confirmación de que este equipo tiene cualidades y que cuando Sergio recupera la naturalidad, el equipo puede, inicialmente, acercarse a su mejor versión y, posteriormente, explotar.

Por ello, y creyendo que esa naturalidad es y ha sido el mayor concepto que ha definido el éxito de Sergio González en el Estadio José Zorrilla, ésta se debe imponer tras el partido en Getafe. Los «huevos» o la personalidad de Sergio deben imponerse ahora al dotar al equipo de justicia deportiva y meritocracia reciente y dar continuidad a un grupo que consiguió en el Coliseum Alfonso Pérez un punto de inflexión determinante.

Éste llegó porque el Real Valladolid supo rendir desde la posibilidad de mostrar sus cualidades. Desde la oportunidad y su calidad, el equipo ganó y, nuevamente, es el cómo el que marca el análisis por encima del qué. En esa vertiente también están los «huevos», aquéllos que, en esta ocasión, valen para señalar el camino no da una simple victoria y sí de una constante evolución para conseguir muchas más.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.