La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Corta y al pie

Calidad: El talento también necesita dosis de confianza

Recuerdo unas palabras de Pep Guardiola en las que aseguraba que la cantera del Fútbol Club Barcelona no era mejor que la del resto. «Lo que nos diferencia de otros es que nosotros los ponemos», aseguró el exentrenador culé cuando estaba en el Camp Nou. El contexto de aquellas son palabras son muy válidas para la realidad del Real Valladolid. El equipo de Sergio González ha ganado un encuentro muy importante ante el Club Atlético Osasuna después de una gran aportación de Shon Weissman, fichaje más caro de la historia blanquivioleta y ‘9’ de gran necesidad para este equipo. Ha sido determinante porque se ha apostado y creído en él.

En su cuarta titularidad con el equipo, el delantero israelí ha anotado un doblete que deja atrás cualquier análisis posible. El Real Valladolid ha sumado una victoria importante gracias a la adaptación a los contextos del partido. Futbolísticamente, la visita navarra al Estadio José Zorrilla tiene muchas lecturas pero, en caliente, la primera señala al delantero blanquivioleta. Dos acciones y dos goles marcan la calidad de un futbolista que necesitaba el equipo. El grupo le pedía a él y él, confianza.

Debutando en la visita al Real Madrid, jugando los primeros 20 minutos ante el Deportivo Alavés y participando 90 minutos ante el Villarreal CF, la realidad del ‘9’ no era buena. La dinámica no era positiva para un futbolista que no había participado en ninguna de las dos victorias de la temporada. La sensación sobre el jugador no invitaba a pensar en seguridad del cuerpo técnico en él, aquél que necesitaba una dosis de confianza, como Marcos André en su momento o Roque Mesa en los dos últimos partidos.

Tras 315 minutos en 12 jornadas
Bajada la efervescencia de la victoria llegará el momento de analizar la mala primera parte del equipo, la evolución de la segunda parte, el cambio tras el paso por los vestuarios, los ingredientes de la remontada y el buen papel de los cambios. Se cumplieron muchos, por no decir todos, los ingredientes de la previa. La clave estuvo muy presente para el equipo de Sergio González y por ello se consiguió ganar un partido muy importante. La lectura fue buena, pero Shon Weissman fue capital.

Ya fuera por el momento elegido, el rival seleccionado para la apuesta o los contextos y detalles concretos, la realidad es que el israelí ha demostrado este viernes tener gol y cualidades para sumar más de los 315 minutos que había acumulado en las 12 jornadas sumadas por el equipo y en las 11 en las que había estado disponible. Con él y su partido se sigue confirmando que el Real Valladolid tiene calidad, cualidades, potencial y posibilidades pero que, como siempre, todo ello necesita de una dosis de confianza.

Marcos André, ahora, es básico e indiscutible tras vivir una titularidad en las primeras siete jornadas. No es la única estrella a la que le costó y que no explotó hasta tener confianza y verse importante. Jaime Mata, por ejemplo, se consagró en una temporada en la que empezó como suplente y a la que llegó tras un año para olvidar. Fue, como para todo, una cuestión de confianza y de sentirse querido e importante. Como sentirá Shon Weissman. Sin «leyendas urbanas» y con minutos y titularidades.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.