La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos

El juego pucelano empieza a preguntar por Roque Mesa

El fútbol está marcado por los contextos. Todas las situaciones grupales y, sobre todo, individuales, están definidas por detalles que marcan el análisis y el rendimiento. Parece difícil, por ejemplo, que Luis Pérez salga del mal momento que vive y que pueda crecer en su adaptación si sus participaciones se producen, como ante el Athletic Club, en momentos en los que el equipo está replegado. Sin metros para recorrer ni una propuesta abierta en la que participar, el ‘2’ está limitado y frenado para ser él. Los contextos marcan rendimientos y, a su vez, generan grandes debates, como es el caso de Roque Mesa.

Analizando los derroteros por los que han discurrido los tres últimos partidos del Real Valladolid resulta incomprensible que un jugador de las condiciones del grancanario no haya sumado minutos. Es ilógico que un futbolista que ha sido apuesta del cuerpo técnico y de la dirección deportiva apenas haya acumulado 31 minutos en inferioridad numérica de los 540 en los que ha estado convocado. Resulta llamativo ver el bagaje tan pobre de minutos pero, a la vez, resulta incoherente que no haya sumado nada en los tres últimos encuentros, aquéllos en los que el Pucela ha sumado siete puntos de nueve pero en los que no ha consumido todas las sustituciones.

En esos tres encuentros hay rasgos que son similares pero, también, detalles diferenciadores. Es verdad que en la victoria (1-3) en Granada el equipo necesitaba centímetros para tapar la salida de Roberto Soldado y el plus aéreo que el delantero valenciano estaba generando. Ahí, el Pucela necesitaba a Joaquín Fernández por delante de la línea defensiva. La entrada de Javi Sánchez ayudó a los blanquivioleta pero no le hizo crecer en campo rival ni provocar una lucha por la posesión que habría debilitado el mando que el Granada tuvo en una fase importante del partido.

Buscando más argumentos
En Los Cármenes y en el empate (1-1) ante el Levante UD, la sensación es que el Pucela supo sufrir. En mayor o menor medida tenía controlado el dominio rival, algo que no sucedió ante el Athletic. Con seguridad sobre el juego o sin ella, los partidos se han hecho largos al Pucela porque no ha tenido control en campo rival con el avance del partido. A los de Sergio González les ha faltado una dosis de personalidad con balón en los tres encuentros. En fases concretas del partido, los contextos del juego hablaban de un perfil como Roque Mesa, un jugador capacitado para asumir galones y con cualidades para liderar una transición, dar un pase de calidad y realizar una posesión larga.

El Real Valladolid tiene cualidades en todas sus líneas pero, sobre todo, para su centro del campo. Si bien, la propuesta blanquivioleta actual se entiende desde el trabajo posicional de Fede San Emeterio y cierta libertad ofensiva para Rubén Alcaraz, los partidos tienen fases en las que un jugador con calidad individual, hechura con balón y un poso de 140 partidos en LaLiga Santander puede destacar. Roque Mesa llegó en un mal momento físico al Estadio José Zorrilla pero desde su llegada han transcurrido casi dos meses, tiempo para igualar sus fuerzas y sumar minutos en los contextos que mejor le definen, como se ha vivido en los tres últimos partidos.

Pese a que en esos tres partidos el Real Valladolid no ha perdido y ha conseguido siete de los nueve puntos posibles, el margen de mejora futbolístico es real y pasa por un centro del campo que Sergio debe potenciar por necesidades grupales, activos existentes y posibilidades por conocer. Los pucelanos tienen cualidades para dominar más y mejor los partidos y responder con más argumentos a las exigencias de los duelos. Gane o no. Ahí, Roque Mesa tiene mucho que decir desde el «plus» que puede sumar.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.