La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Preguntas pucelanas

¿En qué mejora Marcos André el juego blanquivioleta?

Segunda titularidad de Marcos André en el Real Valladolid en LaLiga Santander y primera victoria del Real Valladolid. Sin creer en las casualidades en el fútbol, la presencia del ’16’ en el once titular de Sergio González ofreció al equipo herramientas de juego desconocidas hasta la fecha. El partido del brasileño no fue perfecto, ni mucho menos. El margen de mejora sigue siendo alto pero los 82 minutos disputados ofrecen rasgos de juego inexistentes hasta la fecha para el equipo de Sergio González.

En una propuesta con un bloque medio/bajo, como la utilizada en el duelo ante el Athletic Club, al Real Valladolid le falta velocidad y lectura para las transiciones, aquéllo que Marcos André aportó en su segunda titularidad liguera y en su séptima participación pucelana. Con una muy buena ejecución de los cambios de ritmo y las variaciones del partido, la lectura del jugador en dos acciones que él hizo determinantes llevó al Real Valladolid a la victoria. Las buenas condiciones físicas que tiene para cambiar el ritmo le llevaron a provocar el penalti de la primera parte y, también, a anotar su primer gol de la temporada. 

Fueron fracciones explosivas y determinantes que le dieron un plus capital y necesario al equipo. Todo, tras la apuesta que el Real Valladolid necesitaba de las condiciones del jugador. Un futbolista que siempre está perfilado hacia portería contraria es determinante para un equipo al que, nuevamente, le cuesta llegar a zonas de peligro. Los de Sergio tienen lentitud para generar acciones de relevancia en ataque y, sobre todo, para transitar. Por norma general, al Pucela le cuesta correr con balón. Con Marcos André, menos. Apenas una participación de 82 minutos en un duelo exigente para él y para el equipo han confirmado que tiene mucho de lo que el Pucela necesita.

Condiciones para liderar
El un Real Valladolid que puede adolecer de centímetros y envergadura en su zona más ofensiva, un futbolista como Marcos André aporta rasgos tan novedosos como necesarios. Sin esa fuerza física en el frente ofensivo y sin ese perfil tipo Ante Budimir que se pedía, el Pucela debe ser un equipo vertical, de transiciones rápidas y directas. El Real Valladolid necesita dinamismo en su frente ofensivo y debe ejercer intercambios en ataque que hagan que el equipo pueda ser más vertical, por ejemplo. Los pucelanos deben crecer en todos los aspectos del juego que ofrece Marcos André y su apuesta, ya iniciada, no debe ser frenada.

Con ese rendimiento del jugador en su segunda titularidad, aquél que aún tiene mucho margen de mejora, los planteamientos de Sergio quedan casi hasta en un segundo plano. Ya no es cuestión de qué necesita el equipo sino de cómo puede sumar Marcos André para ese partido. Ha llegado el momento del jugador brasileño. No hay duda. Tiene lo que demanda el Real Valladolid y el cuerpo técnico debe apostar por un jugador de transiciones, velocidad, movilidad y decisión. Si a sus condiciones se le suma el crecimiento propio de la competición, el equipo tendrá a su nueva referencia ofensiva.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.