La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Los partidos, en frío

Una victoria que no elimina las dudas más inmediatas

Hay dos formas de crecer en el mundo del fútbol. Primero existe aquella que Sergio González rompió antes de visitar a la Sociedad Deportiva Huesca: crecer en el juego desde la potenciación de las cualidades de sus jugadores y el trabajo semanal. Ésta estaba siendo la receta pucelana hasta la dura derrota (1-2) ante la Sociedad Deportiva Éibar. Era un camino costoso, exigente y largo. No era sencillo. Por ello o por otras exigencias, Sergio apostó por el camino del cambio que genera una victoria. Esperando que el equipo crezca desde un resultado, el Real Valladolid ya tiene su victoria, aquélla que habrá que entender dentro de unas semanas.

Actualmente, y sólo unas horas después de los tres puntos conseguidos por el Real Valladolid ante el Athletic Club, es imposible saber qué va a generar esta victoria. Inicialmente, vale para quitarse miedos, pero, honestamente, creo que para poco más. Con el juego desplegado en la novena jornada y con el dinámica adoptada en el partido, al Real Valladolid le va a costar mucho ganar más partidos, ser fiable, ser regular y atacar el objetivo de la salvación.

Entiendo que el equipo estuviera con dudas antes del partido, pero no entiendo ni comprende que el Real Valladolid llegue con el agua al cuello al final de un partido que le dejó todas las herramientas para tenerlo controlado. No comprendo esta carencia y no la entiendo si llega por los mismos errores del pasado: los cambios y la gestión. A este equipo se le puede pedir más. No sé si mejor, pero sí mas consistente. Se le puede pedir más a él y se le debe exigir más a su entrenador. Sergio González debe ofrecer mayor evolución, adaptación y flexibilidad sobre su plantilla y sobre lo que ocurre en el terreno de juego.

Entre dos caminos
Pese a que sigo pensando que los problemas del Real Valladolid son los mismos porque creo que en el terreno de juego una victoria con errores tan groseros en las dos áreas como ésta no cambia una opinión ni un análisis, estoy muy contento por los tres puntos. Con el mono de aficionado que cada día me pongo menos, la victoria es gratificante. Con el mono del análisis, el tiempo dirá si la victoria es suficiente o no. Sobre el papel, estoy dudoso de que éste sea el camino para crecer. Ojalá sea el punto de inflexión para iniciar un camino porque tengo claro, por ahora, que no es el camino. Ojalá sí el inicio.

Quizás la primera victoria de la temporada 2020/2021 lleva a saber cómo gestionar la calidad de Fabián Orellana, la determinación de Marcos André, el rol de Rubén Alcaraz… Supuestamente, en el Estadio de la Cerámica se puso la primera piedra para ganar ante el Athletic Club. Ahora, con estos tres puntos se debe poner la primera piedra para ver hasta dónde puede llegar al equipo. Debe ser el punto de inflexión para cambiar la tendencia de juego del Real Valladolid, incluso del propio partido ante el Athletic.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.