La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Hablemos de fútbol

Duro golpe en Huesca: He dejado de creer en Sergio

Los dos últimos partidos del Real Valladolid han sido muy duros. La derrota (1-2) ante la Sociedad Deportiva Éibar y el empate (2-2) ante la Sociedad Deportiva Huesca han debilitado mucho el cambio que se ha querido hacer desde el Estadio José Zorrilla. Pese a que sigo creyendo que el cómo importa mucho a estas alturas, los dos últimos resultados han debilitado al Pucela. Han dejado tocado al Club y, también, a su entrenador: Sergio González.

En cualquier deporte, en cualquier ámbito del fútbol y, sobre todo, en el fútbol profesional las victorias son determinantes. El Real Valladolid debía y debe ganar pero, sin hacerlo, es momento de preguntarse cuándo puede hacerlo y cómo lo conseguirá. Actualmente ese pensamiento parece muy lejano porque el equipo parece no tener las herramientas necesarias para conseguirlo y menos sabiendo qué partido tendrá el próximo fin de semana en el Estadio José Zorrilla ante el Deportivo Alavés.

Después de ver qué ha sabido proponer el Real Valladolid y su entrenador en las fases determinantes de los dos últimos partidos, el miedo es alto. Lo es porque no hay un solo resquicio que me lleve a pensar que la victoria en ese próximo encuentro es viable. Sigo creyendo que el equipo no está preparado ni capacitado para jugar finales y lo considero porque Sergio confirma que él tampoco está preparado ni capacitado para afrontarlas porque no conoce a su equipo y porque no tiene respuestas con él.

Ya es tarde
Con todo, y mirando al duelo del próximo fin de semana, el Real Valladolid llegará exigido pero lo hará con un punto menor que su entrenador. Sergio se juega su credibilidad para muchos frentes del entorno blanquivioleta. Para mí, honestamente, no. Ya es tarde. He perdido la confianza que tenía en él. Su cambio de guión en la rueda de prensa del pasado viernes y ver que, pese a ello, el equipo ha tenido los mismos problemas por su mala lectura, su nula intervención y su falta de autocrítica le dejan casi sentenciado en el momento más delicado de su estancia en Zorrilla.

Si cuando el equipo peor está sobre el terreno de juego, Sergio no sabe darle las herramientas que necesita para responder, no tengo argumentos para pensar que durante la semana más exigente desde su llegada a Valladolid tenga la templanza, la serenidad y la lectura de ofrecer todo aquello que necesita el equipo ahora. Por mucho que él sepa «cómo funciona el fútbol» tal y como asegura siempre que puede, quizás él no es lo que necesita el equipo en este momento ni el Club para esta plantilla.

——

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.