La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Los fichajes, en el césped

Un talento descomunal con posibilidades y condiciones

Siempre he pensado que talento nunca sobra. Cualquier jugador de calidad, control de balón e individualidad viene bien en cualquier equipo. Jugadores a los que no les tiembla el pulso cuando tienen que asumir peso y liderazgo en un momento crucial del partido nunca sobran en ningún equipo y menos en un Real Valladolid como éste. La derrota (1-2) ante la Sociedad Deportiva Éibar demostró que los de Sergio González están dentro de una fase dura y costosa. Pasar de ser el Pucela de las últimas dos temporadas a ser un equipo protagonista y con atrevimiento no es fácil.

Esa enorme variación de liderazgo y personalidad que exige la situación demanda jugadores de atrevimiento, descaro e individualidad. El perfil de Fabián Orellana, por ejemplo, casa a la perfección con lo que necesita el Real Valladolid, de igual manera que ocurre con João Pedro Neves Filipe, ‘Jota’, nuevo fichaje blanquivioleta para la próxima temporada. El nuevo activo pucelano es un jugador de enorme calidad y de tremendas diferencias al que Sergio González dictaminará para qué lo quiere y hasta dónde quiere que mande y lidere

El portugués es un jugador que puede marcar diferencias pero que, de la misma forma, puede pasar inadvertido. En contextos muy concretos de fútbol, Jota puede ser diferencial en este Real Valladolid. En otros, viviría un castigo casi mayor del que ha tenido Toni Villa en diferentes etapas. El ’19’ es el jugador diferente del Real Valladolid y, por lo tanto, al que más se le exige. Se sabe de su calidad y determinación con balón y se le llama siempre para que dé el punto diferencial en cualquier contexto.

Lejos del área, en el juego exterior… Las exigencias siempre son para los jugadores que técnicamente son diferenciales. Toni lo es y Jota, también. Con la apuesta por el atacante portugués del SL Benfica, el Real Valladolid potencia un talento menudo de apenas 60 kilos, pero con mucha fuerza para arrancar, combinar, contragolpear, decidir y liderar. Con un gran manejo de las dos piernas, su fútbol se puede asemejar mucho al de José Arnáiz. Sin conseguir el regreso del de Talavera de la Reina, el Real Valladolid ha aprovechado la oportunidad de mercado que ha llegado desde Lisboa.

Opciones y condiciones
Jota es un gran jugador. Técnicamente es un futbolista diferencial. Dominando el balón con vertiginosas conducciones, el Real Valladolid da un plus a su ataque. El luso genera nuevas condiciones y potencia, a su vez, la posibilidad de ese carisma y liderazgo tan necesario en campo rival. Haciéndose con un futbolista que asume la responsabilidad en el último cuarto de campo, el Real Valladolid se convierte en más peligroso y en menos previsible. Ahí, desde el control del balón y buscando siempre el juego interior, el Pucela se potencia con un futbolista de grandes condiciones técnicas, pero exigencias y necesidades competitivas.

El perfil y el contexto del jugador lo marcan, en gran parte, las condiciones de su llegada a Zorrilla. Llegar cedido sin opción de compra, operación que no se había firmado esta temporada desde las oficias pucelanas, define el potencial de un jugador con contrato hasta 2024 en el Estádio da Luz pero que necesita minutos y protagonismo esta temporada. Con sus condiciones atacará el crecimiento que necesita y, a la vez, dotará al Pucela de rasgos y cualidades de descaro y personalidad que todo equipo demanda pero más aquél que puede dudar en su necesidad de ser protagonista en momentos como éste, tras una dura derrota ante un rival directo.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.