La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

El recorrido de Waldo me sigue pareciendo muy limitado

El Real Valladolid debutará este fin de semana en LaLiga Santander 2020/2021 contra la Real Sociedad. Lo hará con un once y una propuesta muy similar a la que Sergio González mostró en el empate (2-2) ante el Sporting de Braga. El cierre de pretemporada en Portugal fue muy ilustrativo de lo que mostrará el Real Valladolid ante el equipo vasco y en él estará, salvo sorpresa, Waldo Rubio. Sólo una gran novedad hará que no se dé un peso protagonista al que es, indudablemente, el gran nombre propio para el estreno liguero.

Pese a contar con Fabián Orellana como estrella de un esquema novedoso, la presencia del ’23’ en el once titular es la nota destacada del inicio de la tercera temporada del Pucela en la élite. El pacense, que sólo disputó 879 minutos ligueros la pasada temporada y que apenas sumó dos partidos completos, disfrutará ante los de Imanol Alguacil de su decimoquinta titular en LaLiga Santander. Se trata de una sorpresa importante pero, también, una nota diferencial de escaso recorrido.

Waldo Rubio es un jugador que tiene los contextos de juego muy limitados. Siendo un futbolista que necesita los espacios que tuvo en el Estadio Municipal de Braga, el extremo destaca en funciones ofensivas. Señalado siempre por el escaso acierto en campo propio en acciones defensivas, marcas y vigilancias, Waldo no tiene mucho futuro con Sergio, como tampoco lo tuvo la pasada temporada. Es un jugador que sumó mucha frescura en su estreno en la élite pero lo consiguió, ciertamente, porque el equipo vivía lleno de contextos en los que él destacaba.

Una reactivación salvadora
El Real Valladolid de abril de 2019 era un Pucela agotado y de espasmos. En esos altibajos, Waldo se mueve bien. Se siente cómodo. Sin grandes expectativas que cumplir, el ascenso desde el filial fue un éxito. Su primera temporada completa en el primer equipo, no. Participando en los primeros cinco encuentros ligueros de la pasada temporada, la reactivación tras la cuarentena y la magnífica gestión que Sergio hizo de las entradas y salidas en el once dieron una nueva oportunidad a un jugador que estaba abocado a su final en el Estadio José Zorrilla.

Sin regularidad en el juego ni en un mismo partido, con la necesidad imperiosa de espacios, pidiendo cierta liberación de carga defensiva y disfrutando con expectativas bajas, Waldo destaca. Es cierto que la lectura de Orellana le libera y que el chileno puede ser un buen padrino para sus cualidades pero por poco tiempo. El recorrido de Waldo me parece corto para este nuevo Real Valladolid.

Puede correr mucho y puede, a su vez, generar y utilizar muy bien los espacios pero, después, el jugador pacense no tiene esa lectura, ese fútbol y esas cualidades versátiles que le puede mantener en un equipo que quiere crecer en y desde aspectos que él no tiene. Para un contexto concreto, el pacense es útil, sí, pero para un ámbito más amplio, posiblemente, no. Por ello será utilizado por Sergio, sí, pero en situaciones muy concretas.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.