La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones de fútbol

El perfil de futbolista que sigue descartando Sergio

La situación de Miguel de la Fuente está generando muchos debates y opiniones. Cada cual tiene la suya y una de ellas me ha llevado a una reflexión importante sobre Sergio González. El perfil de Twitter de @PucelaTodo analizaba la situación del jugador de Tudela de Duero y reflexionaba sobre el hecho de la personalidad del jugador. «A este tipo de personalidades hay que saber llevarlas y entre Miguel Ángel Gómez y, sobre todo, Sergio González no han sabido hacerlo», asegura. Teniendo claros los errores en las formas que ha tenido el jugador en su salida, dicha reflexión me ha llevado a pensar qué tal se lleva el actual cuerpo técnico con estos jugadores y, tal y como reza el artículo y mi opinión, el resultado es malo.

Señalando a Miguel de la Fuente como un jugador díscolo, exigente en el día a día y ciertamente egoísta y protagonista, la gestión del entrenador puede no haber sido la mejor con él. Dejando a un lado la decisión del futbolista y los motivos de su segura marcha, su perfil de juego y personalidad se asemejan mucho a la de otros jugadores que no han tenido mucha confianza con Sergio pero que de tenerla podrían haber sido determinantes. Es una cuestión de elucubrar e imaginar, pero sí que es cierto que hay un tipo de futbolista que no concuerda con Sergio González y ése es el de Miguel, pero no sólo el del tudelano.

Dejando de creer desde hace tiempo en la justicia futbolística como aquélla que da lo mismo a todos y viéndola como aquélla en la que se busca lo mejor de cada uno para el beneficio del grupo y no del grupo a cada jugador, estoy convencido que a Sergio le ha costado y le cuesta gestionar perfiles, egos y personalidades como la de Miguel, Hatem Ben Arfa, Daniele Verde o Javier Ontiveros, por ejemplo. Estos son algunos jugadores que, en determinadas circunstancias, son diferenciales. Son jugadores talentosos de perfiles muy concretos y para contextos muy definidos y ha sido ahí dónde han chocado con Sergio González.

Un estilo previsible
El actual entrenador del Real Valladolid tiene una idea muy concreta de juego y busca que los futbolistas pasen por ella. Sin ir más lejos, Óscar Plano, uno de sus predilecciones, no está jugando en su puesto en un ejemplo de que lo que manda es el estilo y no tanto los jugadores existentes. La idea de Sergio está dando resultados, con dos permanencias en LaLiga Santander, pero deja ciertas dudas en gestiones de diferentes perfiles y contextos, sobre todo en aquellos futbolistas con cierto egocentrismo, individualismo y necesidad de protagonismo.

Es cierto que éste es un perfil de jugador difícil de llevar pero, a su vez, es el que más puede dar en momentos límite. Bajo presión, exigencia y necesidad es aquel que sabe dar un paso al frente, atreverse a un gesto técnico diferente y, también, a liderar un giro inesperado. Aquél que se sale de lo normal es el mismo que demanda un trato diferente pero, igualmente, el que ofrece gestos únicos y diferenciales.

Por ello, quizás, el Real Valladolid es en muchas ocasiones un equipo plano y previsible. Con todos los perfiles iguales o muy similares dentro del vestuario, la gestión es más fácil pero nada se sale de lo establecido, ni para bien ni para mal. Así los partidos sin sobresaltos son los típicos de este Real Valladolid que necesita sobresaltos, bien entendidos y aprovechados, para crecer y evolucionar.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.