La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Opiniones pucelanas

La gran ‘gesta’ blanquivioleta con Mohammed Salisu

Así lo he escrito en ElDesmarque Valladolid y así lo creo. Lo de Mohammed Salisu ha sido un aprovechamiento de circunstancias y momentos que tanto el jugador como el Real Valladolid han sabido entender y extender. En un deporte tan exigente en las decisiones como el fútbol, el Club ha sabido sacar todo el provecho posible al jugador y, de la misma forma, el africano al Real Valladolid. La etapa entre ambos ha sido perfecta y, ahora, se cierra porque así debe ser.

Mohammed Salisu ha explotado como muy pocos han hecho con las oportunidades que ha tenido. Pisó brevemente la base blanquivioleta, como casi lo hizo en el Promesas. El Club confió en él pero, también, es cierto, él tuvo la fortuna de estar en los contextos necesarios. Si bien es cierto que todo lo que pasó hace un año en el primer equipo, con la salida de Fernando Calero, las dudas de Joaquín Fernández para el perfil zurdo y el mal rendimiento de Fede Barba, le invitó a debutar en el primer equipo cuando había disputado menos minutos en la pretemporada que Diego Alende, por ejemplo, su salto al filial no fue diferente.

En un contexto normal, su salto a Segunda división B no hubiera llegado en ese momento y la apuesta por él se hubiera reducido tras su tormentoso debut. Pese a todo, el Club confió en él pero, en parte, lo hizo porque no tenía nada que perder. Como los enchufados en el mundo laboral, las oportunidades le han ido aparecido casi por magia desde su llegada a Valladolid, pero el ghanés ha sabido aprovecharlas y, ante todo, explotarlas y exprimirlas. En el contexto del primer equipo su crecimiento tiene el nombre propio de Sergio González. El catalán es, indudablemente, el gran factor de su profesionalización.

La gran apuesta de Sergio
No por una cuestión de suerte y sí por una de entendimiento, entrenador y jugador han sabido sacar rendimiento a su unión. Conociendo su potencial, Sergio quiso trabajarlo desde el verano de 2018. En una medida de Club, el catalán pulió al jugador, haciéndolo debutar en Copa del Rey, para esta temporada, tras lo vivido en verano, darle la oportunidad. Pese a que el catalán venda su gran apuesta por el jugador para el debut en el Estadio Benito Villamarín, algo que no termino de comprar, la gran confianza por el jugador llegó después de tres o cuatro jornadas.

La explosión inicial del futbolista llamó la atención pero, poco a poco, se le fueron viendo las carencias. Sergio las corrigió, cubrió al jugador, retrasó la línea unos metros, Kiko Olivas le ayudó y el jugador se liberó para crecer en sus cualidades, aquéllas que se asemejan a las demandas de Sergio. Con todo, Salisu explotó. Es indudable que ha rendido y que ha mostrado cualidades por encima de las expectativas pero, también, es importante señalar que estas ilusiones están muy cercanas al precio por el que se ha vendido al jugador.

Con mucho por pulir y detalles que eliminar, una cifra cercana a los 12 millones por el futbolista es mucho más que una de esas «gestas» que denomina Sergio. Con todo el crecimiento y el rendimiento ofrecido, Mohammed Salisu no vale actualmente mucho más de lo pagado por el Southampton FC al estar muy condicionado por el contexto en el que ha jugado, aquél que detalló Sergio para potenciar su gran y firme apuesta desde que está en el Estadio José Zorrilla y que es, ahora, la mayor venta de la historia blanquivioleta.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.