La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

La continuidad de Míchel solamente tiene un resquicio

El Real Valladolid tiene muy avanzada la plantilla de la próxima temporada. Lo cierto es que la base ya existe y pese a la baja de larga duración de Kiko Olivas, Sergio González tiene muy controlada la estructura de su equipo. Apostando por los detalles firmados y por los ya existentes en el vestuario, el Pucela sólo debe firmar jugadores diferenciales para posiciones concretas. La controlada evolución que quiere hacer el Club para la temporada 2020/2021 es sostenida por lo que no se va a vivir una gran revolución.

Sabiendo que no se quiere perder la base, la estructura ni, tampoco, el equilibrio, mi duda es saber si Míchel Herrero debe seguir en el equipo. Sinceramente, no lo tengo claro al 100%. Creo que su rendimiento de esta temporada ha sido flojo, que no ha estado a la altura y que no ha dado un salto de calidad tras el confinamiento. De la misma forma creo que el equipo tiene opciones de dar un cambio a la demarcación y al perfil ofensivo. Iniciando por Kike Pérez e incluyendo, incluso, a Moctar Sidi El Hacen, sin contar a ese posible fichaje que se quiere hacer desde la dirección deportiva, el Estadio José Zorrilla demanda un cambio. Obviamente, Míchel Herrero no puede ser el faro ofensivo y de creación del Pucela 2020/2021. No puede serlo, al menos, desde el rol que ha tenido con Sergio González.

Una opción de seguir…
Su irregularidad, la falta de continuidad de sus puntos más altos de forma y la evolución que demanda el equipo para una construcción más vertical, agresiva y de transiciones deja en mal lugar al ’21’. Cierto es que parece lejano de dar lo que necesita el Real Valladolid pero la posibilidad real que veo de que Míchel pueda vivir su quinta temporada de blanquivioleta está en los condicionantes de la próxima campaña. Ante una versión de LaLiga Santander de exigencia en fases muy localizadas, con rotaciones y cinco cambios, Míchel puede sumar y aportar calidad en su verdadera posición.

En un equipo sin jugadores entre líneas, el de Burjasot puede ser ese enganche que pocas veces usa Sergio pero que en tantas y tantas ocasiones demanda el estilo de juego de un equipo. Esa posibilidad existe pero parece remota. El valenciano no es el perfil de un jugador que acepte ser un actor secundario y la idea del Club parece no contar con muchos futbolistas en el centro del campo. Queriendo una plantilla de 22 jugadores, la posibilidad de seguir contando con Míchel queda oscurecida y su futuro en Zorrilla, lejano.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.