La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Las previas, con Sergio

La constante adaptación del Real Valladolid y de Sergio

Estaba claro que el reinicio de la competición iba a sacar lo mejor o peor de cada uno. Desde los jugadores a los entrenadores. El Real Valladolid y Sergio González no iban a ser menos y, pese a la buena situación en la que se encontraban antes del parón, los pucelanos deberían mostrar su mejor versión en los 11 partidos que restaban. Pasados ya seis de esos encuentros, al equipo le quedan cinco duelos más que deben llevar al Pucela a la salvación en la categoría. Pese a acumular más de la mitad de los partidos del reinicio, el Pucela aún debe mostrar cierta adaptación a circunstancias y realidades que se va encontrando.

Marcados por el «directo», como el propio Sergio ha mencionado en varias ocasiones, la actualidad del Real Valladolid para la jornada 34 de LaLiga Santander es similar a la anterior pero con un discurso más creíble por parte de su entrenador. Sin términos excesivos en el elogio, como tras el duelo ante el Levante, y sin un discurso con un toque populista, por llamarlo de una forma coloquial, el entrenador se ha mostrado rotundo en lo que quiere, en lo que necesita el equipo y en todo el esfuerzo que están teniendo que hacer los profesionales en una situación tan novedosa como exigente.

Cuatro detalles claros del Alavés
Analizando de una forma muy pormenorizada al Deportivo Alavés, estructurando muy bien las cualidades del equipo, Sergio González ha enfatizado cuatro detalles sencillos y directos del equipo vasco. Iniciando por la dupla ofensiva y siguiendo por «su alta competitividad, la segunda jugada y el balón aéreo», el entrenador catalán tiene controlado los puntos fuertes de un rival que puede hacer «clic» en Zorrilla. Para Sergio, si cada partido «es un mundo» en el fútbol, ahora más. Todo se magnifica, cada detalle penaliza y el momento del rival es determinante.

Nada está establecido y nada tiene un ejemplo en el pasado o en la memoria de los protagonistas. Sergio, un preparador que habitualmente mira el hecho de jugar en casa o fuera, por la tensión que acumula o libera, ha señalado, en un ejemplo de esta realidad, que «jugar en casa o fuera es secundario» porque «lo importante es adaptarte al partido». El campo, pese a tenerle tomadas «las medidas», no influye como sí lo hacen el cansancio acumulado, el descanso disfrutado, la ansiedad o las primeras sensaciones de los encuentros. En estos detalles sí ayuda estar en casa, pero no por el entorno sino por la preparación.

Poder liberar al equipo de viajes, dejar a los jugadores en su entorno y mantener los ritmos de trabajo son pequeños movimientos que pueden ser secundarios en una temporada normal pero que, ahora, toman un protagonismo brutal. La nueva competición dejaba unos detalles iniciales a los que los equipos se tuvieron que adaptar pero, ya en faena, han ido apareciendo nuevos que están exigiendo mucho a entrenadores y jugadores y, obviamente, Sergio y los futbolistas pucelanos no están siendo diferentes. Ante esos nuevos retos y exigencias, el Pucela sigue exprimiendo las posibilidades y variantes de un equipo con más potencial de las que siempre se ha pensado.

Dentro de esas opciones de juego, y queriendo dejar a un lado el hipotético protagonismo de Hatem Ben Arfa, la previa de la visita del Deportivo Alavés tiene, por el planteamiento ante el Levante UD y las palabras de Sergio González, un amplio contenido táctico en el que, obviamente, Óscar Plano es capital. ¿Dos puntas o un segundo delantero? En ese debate se mueve el cuerpo técnico para esta jornada 34, la que debe llevar al Real Valladolid al definitivo paso de gigante que tiene que dar el equipo para confirmar o, como poco, encarrilar al 95% su continuidad en Primera división.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.