La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones de fútbol

Un reinicio para dos estilos, dos onces, dos contextos…

Sergio González aseguró antes del reinicio de la competición que todos los jugadores «iban a tener su oportunidad», y lo cierto es que todos han tenidos sus minutos y, al menos, una titularidad. Con la apuesta por Hatem Ben Arfa en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, la plantilla al completo ha podido disfrutar de minutos y oportunidades reales de ofrecer su juego. Todo ello, marcado por dos estilos, dos propuestas y dos selecciones muy diferentes de jugadores. Señalando, no ya en jugadores ‘titulares’ y ‘suplentes’ sino, más bien, en perfiles muy opuestos, el Real Valladolid de Sergio ha tenido dos versiones futbolísticas en este reinicio.

Es innegable pensar y afirmar que el Real Valladolid de la derrota (1-0) en el Wanda Metropolitano y el empate (1-1) en el Estadio Sánchez-Pizjuán es otro al de los empates en el Estadio José Zorrilla ante el Celta de Vigo (0-0) y ante el Getafe CF (1-1). La propuesta, el rendimiento, las respuestas… Todo ha sido diferente en esos dos partidos y el por qué parece claro: los jugadores elegidos. Jugar con Óscar Plano en la derecha es diferente a hacerlo con Pablo Hervías, por ejemplo. El equipo propone algo diferente con uno o con otro y Sergio, obviamente, lo sabe. El cuerpo técnico es consciente del atrevimiento de perfiles como el ’11’ o Waldo Rubio. Son verticales y más reacios a tareas defensivas. Tienen ideas más verticales e individualistas y Sergio ha sabido en qué momento potenciar esos papeles.

Imagen y propuesta
Creyendo, indudablemente, que Sergio González diseña y plantea con calculadora y que se atreve a partidos diferentes tras una victoria que con la necesidad de ganar, el reinicio de la competición ha llevado a que diferentes jugadores muestren su potencial porque han visto el escenario que necesitan. Hace tiempo que tengo claro que dos pequeños detalles en la defensa harían cambiar mucho al Real Valladolid. Poner a Pedro Porro y Joaquín Fernández en el lugar de Javi Moyano y Kiko Olivas, respectivamente, cambiaría la propuesta del equipo y esto es, sin más, lo que ha ocurrido en el Real Valladolid en los encuentros de Sevilla y Madrid.

Eligiendo el perfil, incluso, de los partidos al señalar encuentros en los que el Real Valladolid tenía mucho que ganar y poco que perder, Sergio ha querido potenciar la versión más atrevida del equipo. Ante equipos como el Atlético de Madrid y el Sevilla FC, los pucelanos han adelantado líneas, han matizado con éxito su esquema y se han encontrado con sorpresas positivas al confirmar que tienen mucho dónde elegir y diferentes opciones que proponer. Por nombres, libertad, confianza y exigencia, el reinicio de LaLiga Santander ha ofrecido dos equipos en imagen y propuesta. Lo ha hecho porque los jugadores elegidos así lo han demostrado.

No es lo mismo jugar con Pedro Porro y Joaquín que con Moyano y Kiko Olivas, como, tampoco es igual proponer el ataque con dos ‘9’ fijos que con un delantero y un segundo punta. La riqueza de los movimientos ofrecen muchas variantes al Pucela y ésta era una de las mayores fortalezas que el equipo podía tener para el reinicio de la competición. El Real Valladolid tiene mucho escondido y los duelos ante equipos como el Atlético de Madrid y el Sevilla lo demostraron. Esos matices escondidos eran en cuestión de jugadores, estilos y propuestas.

¿Quién ganaría un partido?
Creyendo que no es interesante dividir al equipo en dos, como se ha hecho en las últimas semanas, Sergio González sigue teniendo un estilo de juego muy seguro y férreo. Con él y tras los últimos partidos de visitante, lo importante es saber que muchos jugadores con pocos minutos en la temporada tienen hechuras y posibilidades de rendir en un puesto destacado. Pese a no buscar esa división, es imposible no imaginar un duelo entre esos dos onces pucelanos que hemos visto.

Sabiendo que, en gran parte, son los jugadores los que matizan el modelo de juego, dos simples onces, descartando a jugadores como Pedro Porro o Sandro Ramírez, muestran las posibilidades de un equipo que tiene opciones para explotar y respuestas para ofrecer porque, obviamente, un once formado por Jordi Masip; Javi Moyano, Kiko Olivas, Mohammed Salisu, Nacho Martínez; Rubén Alcaraz, Míchel Herrero; Óscar Plano, Toni Villa; Enes Ünal y Sergi Guardiola no jugaría a lo mismo que otro con José Antonio Caro, Antoñito Regal, Joaquín Fernández, Javi Sánchez, Raúl Carnero; Fede San Emeterio, Matheus Fernandes; Pablo Hervías, Waldo Rubio, Hatem Ben Arfa y Miguel de la Fuente, y menos con los contextos de la exigencia y ansiedad por un resultado. Los perfiles de los jugadores mandan y los matices clasificatorios, también, como ha demostrado este reinicio de la competición que no deja de ofrecer rasgos futbolísticos en el Real Valladolid.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.