La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Los partidos, en frío

Éste es otro Real Valladolid al de Sergio González

El Real Valladolid de Sergio González tiene un estilo muy definido. Los pucelanos poseen un modelo de juego muy claro que, obviamente, detallan los jugadores que pone en uso el entrenador catalán en la gran mayoría de los partidos. Mohammed Salisu, Javi Moyano o, incluso, Kiko Olivas, pese a participar en el Estadio Sánchez-Pizjuán, condicionan matices de una propuesta que para Sergio parece férrea. El míster sabe qué quiere en su base y en un alto porcentaje de sus partidos. De no ser por la exigencia del calendario, el Pucela, muy posiblemente, no hubiera mostrado dos caras y, casi seguro, no hubiera ofrecido esta versión tan atractiva que mostró en estadios como el Wanda o el Pizjuán.

Ese estilo desenfadado y atrevido de los pucelanos confirma que este equipo posee más credenciales de las que se aseguran que tiene y de las que, incluso, vende el propio vestuario y entorno pucelano. Con todo ello, lo vivido ante el Sevilla FC es elogiable e ilusionante en todos los sentidos, tanto por los jugadores que se vuelven a ofrecer para los planes habituales de Sergio como por ese estilo mostrado y que hace ver un Pucela alejado del estilo habitual.

Siempre he creído que una de las grandes necesidades de este equipo era tener un plan B o una respuesta y ésta llega en encuentros como éste o la derrota (1-0) en el Wanda. En aquel encuentro que ofrecía la duda de saber cómo iba a gestionar el cuerpo técnico las rotaciones, ha sido confirmado en el Pizjuán. La visita a Sevilla ha ratificado la versión de ese Pucela del Wanda. Sin Matheus Fernandes pero sí con Hatem Ben Arfa, el Real Valladolid consiguió imponer mucho de su propuesta en el partido. Con Waldo Rubio y Pablo Hervías muy inicisisos, el Pucela tenía las líneas adelantadas y ofrecía fuerza en las transiciones porque, entre otros aspectos, robaba más arriba de lo habitual. Así, existía idea y respuesta. El Pucela estaba de enhorabuena y el partido era vistoso.

Buscando su estilo
Con cierta superioridad interior para poder correr y tener criterio en la toma de decisiones tras el robo de la pelota, lo más atractivo del duelo fueron parte de las respuestas que Sergio ofreció desde el banquillo. El cambio de Rubén Alcaraz por Hatem Ben Arfa es elogiable porque con él se quería recuperar el control del partido en las transiciones y en los segundos posteriores a la pérdida y el robo y no adecuarse al empuje sevillista. No se consiguió al 100% pero sí valió para ratificar una de las versiones más atrevidas de Sergio González.

Invitado por los puntos conseguidos pero, sobre todo, por la distancia con la salvación y la calculadora con la que diseña y trabaja este cuerpo técnico, en duelos en los que el equipo no ha tenido nada que perder, las rotaciones han animado para mostrar un equipo ambicioso, atrevido, con virtudes. Con estos rasgos se ha conseguido potenciar todas sus cualidades ofensivas, haciendo dudar ed si esta versión B puede tener mucho más peso en el estilo de lo que, por el momento, tiene.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.