La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Las previas, con Sergio

Entre la «esencia» del juego y la profundidad del equipo

Las rotaciones del Real Valladolid en el Wanda Metropolitano aún siguen sobrevolando la actualidad del Real Valladolid. Saber qué van a producir en los encuentros más próximos del equipo blanquivioleta es la gran duda que hay sobre un Sergio González que, ya en la previa a la visita del Getafe CF, ha confirmado que seguirá utilizando la profundidad de la plantilla para sacar el máximo de los jugadores, sin perder la «esencia» de la que ha hecho gala y con la que ha resumido los primeros 270 minutos de competición tras el reinicio de la competición.

Gracias a esa «esencia» y personalidad del Real Valladolid, el equipo «hace difíciles los partidos» a los rivales y éste es el objetivo de cara a la visita de un adversario tan duro, correoso y peculiar como el de Pepe Bordalás. Los dos hacen partidos ‘feos’ y en este caso la unión entre ambos puede aumentar dicho término por el desgaste de los equipos y la dificultad que los entrenadores están teniendo para que los jugadores puedan «limpiar» sus cabezas y limar sus debilidades físicas. Calificando como una «aberración» el jugar con tan poco tiempo y criticando la temperatura con la que se jugará el encuentro, Sergio se encuentra en el peligroso equilibrio entre descansos y estados individuales y personalidad global.

Un estilo para sus jugadores
Pensar en este Real Valladolid, con sello de identidad del entrenador catalán, es hacerlo en un equipo que se ha forjado a las cualidades de cada jugador importante. Sin Javi Moyano y Kiko Olivas, por ejemplo, el equipo tendría su línea defensiva más adelantada. Sin Óscar Plano y Toni Villa en los extremos, el Real Valladolid tendría, quizás, un jugador entre líneas. Los jugadores ‘veteranos’ marcan el estilo del Pucela y han definido lo que Sergio quiere para este equipo. Ahora, necesitando descanso y buscando frescura, el «directo» manda, como Sergio ya anunció, pero la gestión no se queda nada lejos.

La decisión crucial ahora está en saber equilibrar al equipo para que éste no pierda su camino. Nuevamente, Sergio ha confirmado que sólo le importa lo suyo. En esta ocasión su exigencia se marca no a lo que cree o sabe que puede dar el Real Valladolid sino a lo que ya ha dado en los tres últimos partidos. «Lo que nos debe llevar a puntuar es la imagen del partido en el Wanda, la primera parte ante el Celta y el partido en Leganés», ha confirmado. Sabiendo dónde está el estilo y el fundamento, el cuerpo técnico «mima» y prepara a cada jugador para su mejor escenario y, ahí, en la preparación previa, el staff de Sergio suele dar casi siempre con la tecla.

Si el equipo necesita un detalle para las transiciones, Matheus Fernandes da un paso al frente. Si en esa exigencia de mejorar, los blanquivioleta deben crecer en el juego exterior, Sergio refuerza con dos extremos abiertos como Waldo Rubio y Pablo Hervías. Los matices y las mejoras llegan porque el Real Valladolid tiene dónde elegir. La riqueza táctica que siempre he creído que tiene Sergio González en la preparación de partidos se amplía con el uso de una plantilla de grandes recursos que, ahora, han creado un problema en la cabeza de Sergio por el buen hacer de muchos en el Wanda pero, también, por la obsesión que el catalán tiene por el esquema y la «esencia».

En ambos conceptos no entra, de momento, Hatem Ben Arfa, si bien Sergio no está siendo regular en sus declaraciones sobre el francés porque eleva y disminuye la ilusión por el ‘3’. En el previo al reinicio emocionó al esperar un nuevo atacante, en el Wanda redujo las esperanzas para, en la previa al Getafe CF, confirmar que, «como mínimo» tendrá una oportunidad. Buscando el mejor «escenario» posible para este extraordinario jugador, la realidad actual es que Ben Arfa no entra en los planes de Sergio. El francés, por los motivos que sean, no convence a Sergio para la actualidad pucelana, muy posiblemente porque él se mueva mejor en otra «esencia» a la suya y en la que Sergio sí ve capaz de mantener al resto de la plantilla.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.