La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos

¿Confía Sergio González en el juego de Óscar Plano?

Siempre he creído bueno celebrar una renovación en el Real Valladolid. Considero que es positivo que la gente que vive la actualidad del Club quiera seguir en él. Así, que Sergio González, primero, y Miguel Ángel Gómez, después, ampliasen su vinculación con el Pucela era bueno. De la misma forma ocurre con jugadores importantes que están ampliando su vinculación con el Estadio José Zorrilla. Sabiendo que Sergio va a ser el entrenador hasta el año 2022, que sus jugadores más fuertes renueven es importante y, por ello, celebro la renovación de Óscar Plano. Pese a la ‘alegría’ por la nueva vinculación del ’10’, la figura del madrileño merece un análisis en profundidad por el descenso de su rendimiento, regularidad e importancia en el juego.

Asegurando, inicialmente, que la renovación del atacante es positiva creo que su rol y estatus en el Real Valladolid es exagerado. Lo es por rendimiento, por sus cualidades de juego y por los condicionantes que tiene con el estilo de juego de Sergio González. La buena sinergia formada entre jugador y entrenador condiciona al equipo al tener que ver al ’10’ fuera de puesto. Considero, como creía con Óscar González, que Plano no es un jugador exterior. Pese a que la demarcación de extremo tiene muchos condicionantes, el caso del madrileño lleva al Real Valladolid a tener a un futbolista lejos de poder conseguir su mejor estado de forma y a conformarse a no tener a un jugador regular pero sí a un activo de partidos concretos y momentos puntuales.

El jugador y su juego
Siendo impopular, muy impopular, diré que me gustaba más el Óscar Plano de Luis César Sampedro que el de Sergio González de esta temporada. Es más, no me ha gustado ni convencido casi nada el ’10’ de la temporada 2019/2020. Destellos, movimientos concretos y muy puntuales pero todos lejos de la regularidad de un futbolista que necesita el balón, la propuesta y, muy posiblemente, otro estilo de juego. Creo que el ’10’ está condenado por el modelo de un Sergio que le coloca como extremo por la confianza que tiene en él pero que no termina de verle en su verdadera posición por sus rasgos de juego.

La confianza de Sergio González en Óscar Plano es amplia pero no tanto como la que tiene sobre el juego del futbolista madrileño

Siendo un jugador de buen manejo de balón y con un gran acierto entre líneas, el actual Real Valladolid quiere en los puntas juego aéreo y brega, como ofrece Enes Ünal, y velocidad, cambios de ritmo y verticalidad, como tienen Sergi Gaurdiola o Sandro Ramírez. En esas condiciones, Óscar Plano falla porque Sergio no quiere para la dupla ofensivo su juego entre líneas ni su predisposición para filtrar pases a un ‘9’ referencia y no móvil. Con todo, la confianza de Sergio en Plano es amplia pero no definitiva. Le coloca como titular y le da el estatus de indiscutible porque confía en él pero le dispone como extremo porque no termina de confiar en su juego.

Así, Plano es importante en el Real Valladolid pero no capital. Sergio lo hace determinante pero su juego no consigue confirmarlo. Tiene un estatus relevante y es un activo diferencial para el proyecto del Club y para la actualidad del cuerpo técnico, pero le falta más. Pese a todo, la importancia que su juego puede ofrecer al equipo debe ser mayor pero como a tantos otros jugadores, el modelo le condiciona y en su caso, le lastra y le aleja de su mejor y más regular versión.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.