La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Opiniones pucelanas

Un éxito para la profesionalización del Real Valladolid

El Real Valladolid Promesas disputará, si todo los acontecimientos sociales lo permiten, el play-off de ascenso a Segunda división. El Pucela tiene una oportunidad de lujo y se trata de un éxito sin precedentes en la historia del Club y el afianzamiento de la entidad como un «proyecto». Descartando este premio como un éxito puramente de la cantera por los condicionantes en los que se vive el fútbol de Segunda división B en la actualidad, la clasificación a la promoción es un éxito importante, dando igual cómo se produzca, quién sea el principal artífice o, incluso, el gran beneficiado.

Asegurar que la clasificación del equipo de Javier Baraja no es un éxito de la cantera quizás resulta resulta sorprendente y, para algunos, incluso insultante pero siempre he creído que se hace un mal uso de la palabra ‘canterano’ y todo lo que engloba. Waldo Rubio no es canterano del Real Valladolid. Para mí, no. Me da igual que la edad le pueda llevar a ser catalogado como tal. Considero ‘canterano’ a un jugador que apuesta por el Real Valladolid o por cualquier otro club para su formación y no para su profesionalización. Kike Pérez, por ejemplo, va a ser profesional del fútbol gracias al Real Valladolid pero no es jugador de fútbol por su paso por los Anexos. La diferencia es importante y, para mí, crucial a la hora de entender a quién señala este innegable éxito vallisoletano.

Siempre he considerado que la gestión de un filial es complicada y repartir los elogios en un momento como éste lo confirma. Analizas la plantilla del equipo y ves un grupo muy equilibrado para un éxito profesional. Pese a que actualmente se haya señalado a la Segunda División B como fútbol «no profesional», la realidad dice algo muy diferente con la plantilla de Javi Baraja al tener dos puntales en defensa de más de 24 años o a dos porteros que han debutado en Segunda división. A ellos se suman, incluso, algún jugador con más de 100 partidos en Segunda división. Todos ellos, curiosamente, son jugadores que no han sido formados en la base del Real Valladolid.

Todo ello no me parece, en absoluto, un motivo para criticar al Club pero sí un punto para dudar de cómo analizar este gran éxito del Pucela. La Segunda división B es, pese a que la RFEF le interese negarlo ahora, una categoría profesional y el Real Valladolid se adecuó a ello. Miguel Ángel Gómez y su grupo de trabajo se adaptaron a la nueva realidad. Potenciaron lo que había en los Campos Anexos pero no se olvidaron de la exigencia de la categoría. Ésta pedía y pide experiencia, saber estar, competitividad y profesionalismo. Queriendo acercar al primer equipo y al Promesas más que nunca, el Club se hizo con jugadores jóvenes en un momento de madurez alto para, así, conseguir un resultado importante desde una gran vinculación con el mundo real.

Son muchos los jugadores del filial que tienen contrato con el Real Valladolid para las próximas temporadas en una definición que, para mí, confirma que el Pucela ha querido forjar un proyecto con un apoyo fuerte del Real Valladolid Promesas, ese equipo que está mucho más cerca del mundo profesional que del de la base y la cantera. En otro fútbol o en otro momento, Javi Baraja estaría más cerca de Ricardo López que de Sergio González pero, ahora, es al revés. 

Javi Baraja, la gran noticia
Este éxito del Promesas es uno en la plantilla y otro, muy diferente, en el banquillo. La primera temporada profesional de Javi Baraja va a terminar con la opción de poder llevar al filial blanquivioleta a LaLiga SmartBank. Se trata de un triunfo importante para un cuerpo técnico, junto a Jesús Rueda, en el que hay madera, formación y futuro blanquivioleta. El crecimiento de entrenadores de la casa es crucial y más para un club como el Real Valladolid. Sin tener esta figura durante muchos años, el éxito del Real Valladolid Promesas habla de un crecimiento profesional completo del Club. En jugadores, entrenadores y Club, sobre todo Club.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.