La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

Mohammed Salisu, un negocio en todas sus vertientes

El fútbol está parado pero sólo en la práctica y en lo que a entrenamientos y partidos se refiere. En la sombra se sigue trabajando y ya se diseña, incluso, la próxima temporada. En ella, el Real Valladolid sabe que, casi al 100% tendrá que preparar, nuevamente, la salida de un defensa central. Si bien el pasado verano fue la de Fernando Calero, en los próximos meses será la de Mohammed Salisu. El ghanés, con grandes propuestas en la mesa, parece tener asumido que saldrá del Estadio José Zorrilla el próximo verano. Pese a que Marca habla de una posible cesión del Atlético de Madrid tras su fichaje, el Real Valladolid tendrá que asumir la salida del ’27’, una venta que es un negocio, se mire por donde se mire y siempre que se analice con un prisma real, objetivo y futbolístico.

Embolsar los 12 millones de su cláusula de rescisión por el rendimiento ofrecido en los tres años que lleva de blanquivioleta es un éxito y creo que es ahí hasta donde debemos leer y analizar. Examinar su traspaso por lo que supuestamente pueda ofrecer en un futuro no rebajaría ni por asomo el éxito de un jugador al que el Real Valladolid ha sacado todo el jugo que ha podido y al que ha expuesto para realizar una venta exitosa en todas las posibilidades y variantes reales de una entidad como el Pucela.

Un supuesto gran futuro
Mohammed Salisu es un central moderno, de esos que gustan mucho en la actualidad. Su perfil zurdo, su envergadura, su contundencia, su fuerza, su proyección… Todo son alicientes para la apuesta deportiva y económica que se puede y se va a hacer por él en el próximo verano. Se le presupone mucho éxito en el futuro por el gran margen de mejora que tiene un jugador que ha rendido tanto y tan bien pero al que se ven carencias muy localizadas.

Sin analizar estas limitaciones de un jugador por hacer, las cifras de su traspaso se asoman a los números actuales por el futuro que se presupone a un futbolista con muchas realidades pero, también, extensas incertidumbres. Con la experiencia reciente de Fernando Calero y su doble cara tras verse en un juego muy diferente al blanquivioleta, recibir más de 10 millones por un jugador con sólo una temporada en la élite en sus piernas es un negocio brillante y, como demuestra el pasado más reciente, un éxito.

Recibir 12 millones por un jugador como Salisu es una gran gestión. Es joven, sí, tiene futuro, sí, tiene margen de mejora, también, pero, actualmente, es un jugador con carencias en la salida de balón y con limitaciones en las perfilaciones que sólo tapan las suposiciones de mejora en un club de mayor envergadura que el Real Valladolid. También es cierto que en ese equipo será visto como un jugador más, sin la actual protección, con exigencia por un desembolso y en un juego en que los centrales no estarán tan cubiertos ni con un área propia tan bien defendida. Salisu mejorará, sí, pero no como puede parecer ni nos pretende ilusionar, y sí como marcan los actuales 12 millones.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.