La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

Pedro Porro, ¿sentenciado por la propuesta pucelana?

El fichaje estrella para esta temporada del Real Valladolid era Pedro Porro. El nombre del extremeño había sonado con fuerza para equipos del nivel del Valencia CF pero, finalmente, fue el Manchester City el que se hizo con sus servicios para, posteriormente, cederlo al Estadio José Zorrilla. Sobre el papel, y pese a ser un jugador joven y con mucha más proyección que presente, Sergio González veía como su equipo daba un salto de calidad con un jugador que aumentaba, y mucho, las variantes de juego. Porro era un paso más para la ambición del equipo pero a falta de 11 jornadas para el final y en pleno parón por el Covid-19, el ‘2’ está en una duda constante por un rendimiento marcado desde el estilo de juego en el que se mueve.

Pese al descenso de categoría que vivió el Girona FC la pasada temporada, Pedro Porro se desató porque el estilo de Eusebio Sacristán le venía bien. La propuesta combinativa del vallisoletano necesita verticalidad exterior, como aporta un jugador como él. Además de ello, el propio entrenador hizo suyo el esquema que tan famoso hizo a Pablo Machín en el Estadio de Montilivi. Si a ese dibujo con tres defensas y dos carrileros se le suma un juego combinativo en la zona interior, Pedro Porro es un jugador determinante. En un equipo replegado y con dificultad para las transiciones, el ‘2’ blanquivioleta no es importante. Es más, sufre mucho porque se le ve encajonado.

Una larga aclimatación
Si Kiko Olivas y Jordi Masip se mueven con gusto en la propuesta de Sergio González, el extremeño tiene grandes problemas. En muy pocas ocasiones recibe el balón sin espacio que recorrer y verticalidad que ofrecer. Con argumentos de juego, esa estrella que llegó al Estadio José Zorrilla en verano tiene grandes problemas para explotar. Inicialmente el pobre rendimiento del jugador se entendía a una lenta aclimatación en su nuevo club y a una posición nueva para él. Se señalaba todo esto como un importante reto para el crecimiento de su carrera pero, vistos los últimos acontecimientos del Real Valladolid y el posterior análisis, el problema de Porro se centra en la propuesta del equipo.
Replegados, con dificultades para correr y carencias en el juego exterior, ese salto de calidad que se esperaba dar en verano con un jugador por el que se había pagado 12 millones de euros ha quedado señalado y sonrojado por un esquema más centrado en proteger carencias que en explotar virtudes.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.