La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

La larguísima resaca que le toca vivir al Real Valladolid

Son muchos los tópicos y las frases hechas que señalan al resultadismo más inmediato en el mundo del fútbol. Miroslav Djukic aseguró en su etapa en el Real Valladolid que «uno es tan bueno o tan malo como demuestra su último partido». Otros muchos entrenadores y profesionales del fútbol hablan de la necesidad de jugar un nuevo partido tras una derrota y más si ésta ha sido dolorosa o te ha tocado el orgullo. Regresar a la competición es la única forma de sacarse la espina del último duelo porque esa rabia no se puede quedar contenida y se debe expresar con fútbol y una victoria. Todos estos condicionantes envuelven al Real Valladolid y a su dura derrota (1-4) ante el Athletic Club antes del obligado parón por el Covid-19.

Pese a que el encuentro ante el equipo de Gaizka Garitano tiene muchos detalles que te llevan a ver el marcador como desproporcionado e injusto, el resultado final es el que siempre queda y el que, pasados unos días, mina la moral de los jugadores o les motiva para el siguiente duelo. En este caso, la resaca que le está tocando vivir al Real Valladolid es dura y muy complicada de asumir y digerir. Hablando sólo de cuestiones deportivas y pese a que el partido parece ya lejano, un posible regreso a la competición siempre estará marcado por el duelo ante el Athletic Club.

El peor resultado de Sergio
Los innumerables fallos del equipo pucelano, el pobre bagaje defensivo, el débil balance de juego, la debilidad ofensiva y un desorden impropio deambulan todavía en la mente de unos jugadores y un entorno que no saben cómo estarán cuando se vuelva a la competición, si es que se vuelve, pero que siguen recordando el mal partido ante los bilbaínos en Valladolid pero, también, la dura, durísima y larga resaca que están teniendo que vivir después del peor resultado que Sergio González ha firmado como entrenador local desde que llegó al Estadio José Zorrilla, que no es poco, pero tampoco preocupante, aunque sí muy doloroso.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.