La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

Ya no hay adjetivos para hablar de Joaquín Fernández

Siempre me he declarado admirador de Joaquín Fernández. La actitud mostrada la temporada pasada y el rendimiento ofrecido siempre que tuvo oportunidad confirmaron que, además, de ser un enorme jugador, era un activo de enorme valor para un club como el Real Valladolid. La capacidad para rendir en todas las circunstancias y ante todas las adversidades han hecho del ‘2’ un seguro. Ya lo fue la pasada temporada pero, ahora, se ha confirmado sin oposición. Sergio, que no terminó de ver su incorporación en un inicio, tardó en darse cuenta pero ya no duda de que es una pieza básica, indispensable y única para el éxito de su equipo.

La última demostración de esa confianza que el cuerpo técnico ya le otorga al jugador es la titularidad en la derrota (1-0) ante la Real Sociedad. Pese a que en dicho duelo en el Reale Arena se confirmase que el equipo ‘vive’ con calculadora, la visita a San Sebastián valió para que el jugador regresase al once titular y lo hiciese tras una lesión de un mes de duración. No es la primera vez que Joaquín ha salido de una lesión desde la titularidad y ésta no es otra medida que confirmar esa importancia que tiene el jugador en el equipo, una relevancia que se ha ganado con rendimiento y enormes partidos. 

Mejorado el contrato que ya tenía Joaquín Fernandez hasta 2023, el Real Valladolid se asegura un activo que está llamado a ser el equilibrio de ese Club que quiere crecer en sus objetivos y ambiciones deportivas

Con todo, los adjetivos para hablar del jugador y de su importancia en el actual Real Valladolid se han acabado. Su regularidad, la sencillez de su juego, la practicidad que muestra y la eficiencia que le caracteriza le han definido como ese equilibrio, sostén y pegamento de un Real Valladolid que nunca se ha dado cuenta de la importancia del jugador hasta que lo ha perdido. Han sido varias veces en las que el Pucela ha tenido la opción de confirmar lo importante que es Joaquín porque al jugador sólo le falta un detalle para poder explotar al 100%: la regularidad sin lesiones. Obviadas esas fases de un mes de parón que sufre, la ausencia de adjetivos que deja su rendimientos se convertirá en innumerables elogios.

Un futuro capitán
Mejoradas las condiciones de su contrato hasta 2023 con la entidad pucelana, el Real Valladolid tiene asegurado un activo de enorme futuro. Adaptado ya a todas las exigencias y situaciones vallisoletanas, el almeriense está capacitado y señalado para liderar el nuevo Pucela, aquél que quiera dar, paulatinamente, un salto en sus ambiciones y objetivos. Con él, el Real Valladolid tiene asegurado a un futuro capitán para liderar una versión ambiciosa que esté sustentada desde el equilibrio del juego que ofrece Joaquín.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.