Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|jueves, diciembre 5, 2019
Estas aquí: Home » Reflexiones sobre fútbol » Máxima preocupación por el estado de Enes Ünal
  • Sigue a LAV en

Máxima preocupación por el estado de Enes Ünal 

El ‘9’ blanquivioleta parece no dar con su mejor versión en este inicio de temporada ni, lo que es peor, aprovechar la magnífica inercia dejada de la campaña pasada

Los últimos dos partidos del Real Valladolid han dejado grandes dudas sobre el equipo. La derrota (2-0) en Valencia y el empate (1-1) ante Osasuna cuestionan varios frentes del equipo blanquivioleta. Como ya ocurriese la temporada pasada, en frente ofensivo genera dudas e interrogantes en el seno pucelano y, ahí, el gran señalado vuelve a ser Enes Ünal. El turco parece empezar de cero sobre los objetivos conseguidos la temporada pasada debido a la gran debilidad que muestra en su juego: el aspecto psicológico.

Enes Ünal, en el partido de esta temporada ante el Levante UD en el Ciutat de Valencia | Foto:GettyImages

Costoso éxito en la temporada 2018/2019
La temporada 2018/2019 fue larga y exigente para el Real Valladolid pero, al final, puso a todos en su lugar. La salvación fue meritoria y merecida por parte del equipo de Sergio González y ésta llegó antes de la última jornada. Se lo merecía el equipo. El Pucela había trabajado para conseguir un éxito, de igual forma que Enes Ünal. El turco no tuvo una temporada nada sencilla pero, finalmente, consiguió hacerse con la titularidad por merecimientos deportivos intangibles y ser un jugador determinante para la temporada.

Sin grandes cifras de goles, sus estadísticas de juego demostraron que era un jugador vital para la propuesta de Sergio. Sin una firma protagonista, Ünal sumaba para liberar espacios en campo rival y ayudaba para que el equipo fuera fiable y seguro en acciones defensivas. En el final de temporada, el turco fue tan determinante que dejó un buen regusto y una gran sensación de su temporada. Entre todos esos objetivos conseguidos, el más importante fue ver que ya era analizado por su propio juego y estilo.

Durante la temporada se conoció al jugador y, en el tramo final, se le exigió por sus cualidades y no por aquéllas que se querían que tuviera el equipo. Se fue realista y se aceptó y valoró a un jugador que renovó su cesión con el Real Valladolid con la aprobación de todos. La continuación del jugador fue aprobada por todos los estamentos del Club por el buen rendimiento de un jugador que ha comenzado la campaña 2019/2020 de cero.

Inercia perdida
Inexplicablemente, las sensaciones que el jugador está dejando sobre el terreno de juego son las de un futbolista que empieza de cero y que necesita aclimatarse. Pese a que la evolución de juego del Real Valladolid sea para favorecer el entramado ofensivo y hacer que los delanteros no estén tan solos como la temporada pasada, a Ünal no se le está viendo cómodo. Le cuesta encajar en acciones de transiciones y pisar el área rival con contundencia. Carece de automatismos de equipo y, ante todo, muestra una debilidad psicológica fuerte.

En los últimos dos partidos, su versión ha sido una que ha ido descendiendo con el paso de los minutos. Ante los primeros fallos se ha visto descender su claridad de ideas y su capacidad de respuesta. Por ello, y más ahora tras el regreso de Sandro Ramírez al equipo, mi preocupación por Enes Ünal es máxima.

La temporada pasada nunca dudé del jugador y ésta tampoco lo voy a hacer. La capacidad futbolística del jugador es altísima. En fútbol asociativo, en contexto de trabajo y en calidad individual el ‘9’ es un gran jugador pero la realidad competitiva le sigue constando asimilarla y dominarla. Por todo ello su situación vuelve a ser casi inicial al romper con toda la inercia adquirida la temporada pasada con su sublime rendimiento final.