Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|lunes, agosto 26, 2019
Estas aquí: Home » Reflexiones sobre fútbol » Ciertos detalles cierran la puerta a David Mayoral
  • Sigue a LAV en

Ciertos detalles cierran la puerta a David Mayoral 

David Mayoral ha sido descartado para la nueva temporada en una decisión que puede hacer que el jugador cierre definitivamente su etapa como blanquivioleta

David Mayoral ha sido descartado por Sergio González para la temporada 2019/2020. El abulense no estará en la plantilla blanquivioleta en el que es, salvo renovación, su último año de contrato con la entidad pucelana. La noticia no es sorprendente, ciertamente. El atacante no tiene hueco en el equipo pero eso no le desprestigia como jugador y sí que remarca la suma importancia que en muchas ocasiones tienen los detalles y las lesiones en la carrera de un jugador. Del éxito’ al ‘fracaso’ hay muy poca diferencia.

David Mayoral, en un encuentro de la pretemporada del año 2018 | Foto: RealValladolid.es

Una decisión… lógica
Hablando desde la llegada de David Mayoral al primer equipo para que así nadie piense que le ‘piso’ su manguera, tengo muy claro que la decisión lógica que Sergio González ha tomado sobre el jugador viene marcada por los detalles y decisiones erróneas sobre un análisis ventajista. En su momento se tomó una decisión que, a la larga, ha trastocado la carrera, y no sólo blanquivioleta, de un jugador de un enorme potencial como David Mayoral.

El extremo blanquivioleta es un activo diferencial. Se trata de un jugador explosivo, descarado y con mucha fuerza. Tiene un cambio de ritmo único que le hace ser válido para cualquier posición ofensiva. A mi gusto, el abulense es un extremo diestro perfecto. Capacitado para todo estilo de juego, siempre busca el espacio, el balón y el área rival. Es un jugador muy vistoso de ver y que, personalmente, me gusta mucho. Muchísimo.

Todas estas cualidades le llevaron en 2015 a hacer su primera pretemporada con el primer equipo blanquivioleta. Citado por Gaizka Garitano el 27 de julio de 2015 para la concentración en Mondariz junto a otros diez jugadores del filial, Mayoral comenzó a mostrarse en el primer equipo. Quizás de forma prematura pero siempre buscando, desde la dirección deportiva de Braulio Vázquez, explotar un potencial único.

El ahora director deportivo de Club Atlético Osasuna confiaba en el jugador mucho. Siempre le tuvo muy vigilado. Queriendo cumplir los tiempos con un jugador que en su primer viaje con el primer equipo tenía sólo 18 años, Mayoral nunca ha tenido suerte. Por un tema u otro, el abulense nunca ha terminado de poder sonreír y así, explotar con fuerza. En su momento o ante su oportunidad, la suerte le ha sido esquiva.

La gran apuesta de Braulio
Queriendo potenciarle, Braulio Vázquez le renovó el contrato. Poco antes de marcharse de Zorrilla, le amplió hasta 2020 y le cedió al UCAM Murcia. Le cedió, sí, pero, también, le cortó en su mejor momento. Rozando los 20 años y bajo la tutela de Rubén Albés, Mayoral era una bala en el ataque del Promesas. Aprovechando la opción que se ofreció desde el Estadio de La Condomina, el Pucela le cedió allí.  Con pocos minutos, cortando su estado de forma y participando en un descenso se cerró un momento que pudo ser diferencial para él.

Pese a ello, y tras los importantes cambios del Pucela en 2017, Mayoral siguió contando para el primer equipo. Fue citado por Miguel Ángel Gómez y Luis César Sampedro para el primer día de pretemporada y, también, para el primer amistoso en Tordesillas. Ese 18 de julio de 2017 cayó lesionado. Con un periodo de recuperación de más de seis semanas, Mayoral se perdió la pretemporada y dejó atrás cualquier posible inercia. Regresó al filial, con la sensación de un etapa cumplida, para sumar en el primer equipo apariciones muy esporádicas.

David Mayoral, en uno de sus últimos partidos con el Promesas en la 2016/2017 | Foto: RealValladolid.es

Pese al ascenso y un nivel por debajo de la temporada anterior, Sergio lo quiso ver en la pretemporada de 2018 e, incluso, se lo llevó a la concentración de Marbella. Fue con ilusión pero regresó lesionado. Un fuerte esguince de tobillo le hizo llegar tocado a su cesión a la Agrupación Deportiva Alcorcón. Sumando las desgracias para el jugador, su recuperación coincidió con un Alcorcón líder y en inercia muy positiva, aquélla que él ya no tenía.

Una cesión irregular y con decisiones incomprensibles dejaron la temporada 2018/2019 sin llegar a los 500 minutos. Sin un buen bagaje, el Real Valladolid reforzó la posición, aprovechó inercias que jugadores como Waldo Rubio ampliaron en el primer equipo y, con todo, David Mayoral se ha quedado sin hueco.

Por ello, las palabras de Sergio confirman la realidad de un jugador soberbio que cerrará casi con toda seguridad su etapa en Valladolid sin poder decir que no se le dio la oportunidad pero sí que la suerte le fue esquiva y le evitó llegar a donde estaba predestinado y donde seguro que lo hará. Tiene 22 años pero ya mucha experiencia. Ya sabe dónde juega y en la siguiente oportunidad, los detalles le sonreirán. Por fútbol, lo merece.