Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|martes, noviembre 12, 2019
Estas aquí: Home » Reflexiones express - VERANO 2019 » ¿Frenan las renovaciones una posible evolución?
  • Sigue a LAV en

¿Frenan las renovaciones una posible evolución? 

Buscando el mencionado salto de calidad en la plantilla, el Real Valladolid puede haberse cerrado muchas opciones de crecimiento con sus propias decisiones

26 de junio de 2019 | «La necesidad pucelana de acertar… en los perfiles»

El Real Valladolid tiene la plantilla muy encaminada hacia la temporada 2019/2020. Son muchos los jugadores que ya tienen contrato con el equipo y diferentes las posiciones que ya están, incluso, dobladas. Ahora, se buscan detalles diferenciales dentro de los perfiles que la dirección deportiva sabe que necesita el Club. Se quiere acertar con fuerza en las pretensiones aunque, quizás, se debe ser consciente de las ‘trabas’ que se ha puesto el propio Club para dar ese salto de calidad que llegó a mencionar hasta Ronaldo Nazário.

Javi Moyano, con Ronaldo Nazário, tras renovar su contrato hasta 2020 | Foto:RealValladolid.es

Contar a estas alturas del verano con tantos jugadores hace difícil poder buscar, económica y socialmente, esa ansiada evolución. Además de por la teoría de que deben salir antes de entrar, la cuestión es, primordialmente, numérica. El margen de error es limitado y puede que se produzca por todas las renovaciones realizadas por el Real Valladolid esta temporada. Salvo Borja Fernández, retirado, todos los jugadores que finalizaban contrato durante el pasado 30 de junio, han renovado durante la campaña.

Óscar Plano, Nacho Martínez, Javi Moyano, Míchel Herrero y Antoñito Regal han ampliado su vinculación en estos últimos meses. Se busca dar consistencia al equipo pero, quizás, se han limitado las opciones pucelanas de dar un salto de calidad. Hay overbooking por renovaciones de una ambición cuestionable.

Demarcaciones cerradas
Entre esas renovaciones y los primeros fichajes, son varias las demarcaciones ya cubiertas y es, por ello, que surge la duda de saber si el Real Valladolid ha pecado de previsor, prudente o, simplemente, de poco ambicioso. Creyendo que no siempre fichar lo “mejor” es lo más productivo, la realidad también habla de que un equipo como el último Pucela necesita, dentro del equilibrio necesario, potenciar todas las líneas.

Hacerlo parece casi inviable. Por número y, quizás, por recursos, el Real Valladolid 2019/2020 comenzará con una plantilla muy similar a la temporada anterior. La fuerza del grupo y la creencia de éste serán las bases de un equipo que, futbolísticamente, debe dar un plus en todas sus líneas. Pese a que la plantilla de la temporada pasada fue mejor de lo que en muchas ocasiones se aseguraba, ésta necesita detalles y mejoras en todas sus líneas, incluso aquéllas que ya están copadas de jugadores.