Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|lunes, junio 24, 2019
Estas aquí: Home » Reflexiones express » Dejemos que los detalles sean para Daniele Verde
  • Sigue a LAV en

Dejemos que los detalles sean para Daniele Verde 

El juego de Daniele Verde debe asumir un rol destacado hasta final de temporada. El italiano, con rasgos muy claros, potencia las cualidades del equipo blanquivioleta

13 de diciembre de 2018 | «Las alternativas tácticas que ofrece Daniele Verde»

Pese a la victoria (1-2) ante la Sociedad Deportiva Éibar, el Real Valladolid sigue teniendo los mismo problemas a la hora de hacer gol. Son grandes deficiencias para llegar con fuerza a la meta contraria. Pese a que Sergio González tire de estadística para analizar qué hace bien el equipo en el contexto de ataque, el Pucela es, en muchas fases de los partidos, un conjunto plano y sin profundidad. La base es clara en muchas fases, tan nítida como cuando está Daniele Verde sobre el césped aunque en el sentido más opuesto posible.

Daniele Verde, en el calentamiento del partido ante el Celta de Vigo | Foto: RealValladolid.es

Con el italiano, el Real Valladolid gana un plus de verticalidad, profundidad y sensación de peligro. Con el ’11’, ciertos detalles caen de favor del equipo pucelano. El juego anárquico, veloz y de transiciones del italiano favorece para que el equipo pueda hacer suyos diferentes aspectos del juego que, en esta fase de la temporada, son determinantes. Creyendo que el fútbol es un deporte de errores, en fases de la temporada como la actual, todo viene marcado por los detalles y Daniele Verde sabe hacer suyos muchos de los detalles ofensivos. Los consigue por la insistencia que tiene en buscarlos. Los gana porque los busca con ahínco.

Dentro de ese juego anárquico, la irregularidad es parte de la identidad del jugador y de todos los futbolistas que defienden este perfil. Lo es, salvando distancias, como Ibán Salvador en sus dos etapas en el Estadio José Zorrilla. El guineano nunca iba a ser regular y, actualmente, Verde tampoco lo va a ser. El italiano, anclado ya en un rol secundario que le lleva a participar desde el banquillo, puede tener un peso determinante en el tramo final del partido, parecer que no está o, incluso, desesperar a aficionados.

La confianza que el propio jugador tiene sobre sí mismo y su fútbol, unido a la necesidad del equipo de un jugador con personalidad y las pequeñas diferencias que están llevando al Pucela a la victoria o a la derrota, hacen que el ’11’ vaya a tener un puesto diferencial ahora. Sergio se lo dará porque el equipo lo necesita.

Necesario individualismo
Puede y va a tenerlo sin ser titular. Sus exigencias y expectativas están muy alejadas de la titularidad y viven centradas en un individualismo necesario. Lo era para afianzar la temporada y lo es ahora, cuando más aprieta la campaña. Cuando más pesan las piernas y más exigen los resultados, un jugador individualista y determinante es capital y el Real Valladolid lo tiene. En el banquillo, para tramos de 20 ó 30 minutos, pero lo tiene para ser diferencial y la zurda que haga que el Real Valladolid se imponga en los detalles ofensivos.