Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|lunes, agosto 26, 2019
Estas aquí: Home » Reflexiones express » Orgulloso de un Pucela que quiere ser respetado
  • Sigue a LAV en

Orgulloso de un Pucela que quiere ser respetado 

La decisión del Real Valladolid sobre la selección de Cataluña expone la fortaleza y convicción institucional que marca el camino blanquivioleta en la actualidad

El Real Valladolid ha sido noticias en las últimas horas. Su decisión de negar el permiso a Sergio González, Rubén Alcaraz y Jordi Masip para jugar un encuentro amistoso con Cataluña, además de crear un precedente para otros equipos, ha levantado mucha polémica. Sin querer entrar en todos los temas políticos que, indudablemente, marcan todo el análisis de la decisión del Real Valladolid, la medida pucelana, como tal, me llena de orgullo al ver la intención pucelana de ser un Club respetado.

Carlos Suárez, Miguel Ángel Gómez y Sergio González, en una rueda de prensa | Foto: RealValladolid.es

El respeto se gana y para él las decisiones deben imperar. En un mundo tan competitivo como el fútbol, la toma de decisiones te posiciona y te define entre tus competidores. Hasta las últimas fechas, el Real Valladolid era un Club tímido, timorato e indeciso. En esta temporada, no. La negativa a la convocatoria catalana es el último ejemplo de una entidad que sólo se ha callado ante el colectivo arbitral. Tras la humillación sufrida ante el Levante UD, el entorno y el Club necesitaban un comunicado, un golpe sobre la mesa que no llegó.

Ronaldo Nazário negó aquella queja pero no privó al Club de mostrar su malestar ante los dos equipos más poderosos de España. Los comunicados ante Fútbol Club Barcelona y Real Madrid hablan de que el discurso de víctima y mártir ha terminado en el Estadio José Zorrilla. El Real Valladolid quiere ser respetado y trabaja para ello buscando su bienestar y sus intereses. Sólo por ellos y para ellos.

Necesaria comprensión
Ver más allá de un interés deportivo y social en las últimas decisiones del Real Valladolid muestra debilidad en el discurso e inconsistencia en la polémica. Al Real Valladolid sólo le importan sus resultados y sus aficionados. Por fin la entidad deja a un lado la visión que se puede tener de él en el exterior y de supuestas alianzas tras estas medidas. Actualmente, a la entidad blanquivioleta sólo le importa su bienestar y sí para ello debe tomar decisiones complicadas, polémicas o controvertidas, las toma. Ha llegado el momento de conocer a un Club que quiere ser respetado y que lo quiere hacer desde unas medidas consecuentes y argumentadas.

Quedar bien con todos los estamentos, rivales y competidores es imposible y sólo los mediocres y vulgares buscan tal situación. Esta opción ya queda lejana en las aspiraciones del Real Valladolid. La entidad de Ronaldo Nazário y Carlos Suárez quiere dejar de ser pisoteada, ninguneada y olvidada para ser respetada y el cambio no es sencillo pero sí llamativo y hasta polémico. Sepamos entenderlo. Queramos comprenderlo.