Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|domingo, marzo 24, 2019
Estas aquí: Home » La frialdad de los partidos | 2018/2019 » Quizás el duelo en el Camp Nou no fue tan bueno
  • Sigue a LAV en

Quizás el duelo en el Camp Nou no fue tan bueno 

Real Valladolid 0 – 2 Real Betis | El partido más doloroso de la temporada

Hay dos formas para intentar analizar un partido del actual Real Valladolid de la forma más objetiva posible. La primera, desde el partido anterior y, después, desde la cabeza de Sergio González. Por estas dos credenciales, la visita del Real Betis al Estadio José Zorrilla es difícil de comprender. Si bien Sergio González siempre habla de potenciar el momento individual del jugador y la dinámica marcada en el equipo, ante los de Quique Setién no se cumplieron ninguno de esos patrones y el buen hacer de determinados jugadores quedó ninguneado y el buen partido en el Camp Nou, muy cuestionado.

· La CRÓNICA de la derrota (0-2) ante el Real Betis, para ElDesmarque Valladolid ·

Nacho Martínez, tras el pitido final del partido ante el Real Betis en Zorrilla | Foto: LaLiga

Dos nombres propios
Ningunear el buen partido de Anuar Tuhami o Joaquín Fernández en el Camp Nou y desechar la opción planteada ante el equipo culé para el duelo ante el Real Betis fue sólo el comienzo de la imagen más dolorosa del Real Valladolid en toda la temporada. Pese a que el equipo de Sergio haya firmado partidos peores durante el curso, la sensación de ser superado con claridad por un equipo sin ambición, ritmo ni intención limita mucho la imagen del proyecto pucelano para el momento más determinante de la temporada.

Tras el buen hacer del equipo pucelano ante el Fútbol Club Barcelona el cambio de esquema parecía una necesidad. Lo era porque desde él se mostró la mejor imagen del equipo en las últimas semanas y porque con él se sacaba el mayor rendimiento a los jugadores más en forma del equipo. Anuar Tuhami y Joaquín dan al equipo lo que éste necesita y lo que la competición le pide ahora. El Pucela necesita verticalidad, dominio de las transiciones y contundencia. En diferentes aspectos, el ‘2’ y el ‘23’ lo dan pero  Sergio no pensó en ellos.

Sin ninguno de los dos y con la vuelta al sistema habitual de juego, el Real Valladolid compitió en un encuentro determinante para sus intereses sin velocidad, ritmo, saber estar ni ideas. Los de Sergio parecían un equipo seco, un conjunto sin ideas ni convicción que cuando llegaba al área contrario, las pocas veces que lo hacía, no sabía qué hacer. Pese a llegar, pese a tener presencia y pese a tener acciones de estrategia, Pau López no tuvo excesiva trascendencia en el juego. En cambio, ellos, con un leve acercamiento ya generaban miedo en el equipo pucelano. Dos acercamientos grandes y dos goles para una victoria justa por convencimiento.

Doble oportunidad perdida
Los de Setién no impusieron un gran ritmo. No lo querían y buscaron sólo aprovechar las ocasiones que generarían desde su juego y concepto. No convencieron pero supieron sacar tajada de sus oportunidades para hacer que el Real Valladolid desaprovechase una doble oportunidad. Primero, aquella de sumar en un partido importante ante un rival con la cabeza en otros frentes y, después, la de obtener rédito de un esquema que se ajusta a las necesidades actuales. Se esperaba continuar con la formación del Camp Nou pero, posiblemente, el problema estuvo en que se pensó que el rendimiento en dicho encuentro fue mejor del real.