La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

Mucho más que una sensible baja para el ataque

La derrota (1-0) del Real Valladolid en el Camp Nou ante el Fútbol Club Barcelona dejó una buena sensación en el equipo de Sergio González pero, también, un lastre muy importante para las aspiraciones y cualidades ofensivas del equipo. La lesión de Toni Villa en su breve participación en tierras azulgranas limita y lastra ofensivamente al equipo blanquivioleta. Sin el ’19’, el Pucela pierde a un jugador diferencial en campo rival y al que, posiblemente, sea el futbolista con mejor último pase de todo el equipo. Sin él, el Pucela se debilita mucho y el objetivo de la salvación toma tintes mucho más exigentes.

El Real Valladolid no está para regalar y menos tras el mercado de invierno. Por ello, una lesión como la de Toni lastra. Una ausencia durante tres meses de cualquier jugador que forme parte de la actual plantilla blanquivioleta limita mucho las opciones del equipo. Perder a un jugador es doloroso, pero hacerlo de un activo como el ’19’, más aún. El murciano es un jugador diferencial. Posee un juego único y, dados los problemas pucelanos para generar ocasiones, su lesión es dolorosísima para la realidad y las aspiraciones. Se trata de mucho más que un sensible baja, como se denomina a estas noticias. Realmente es la pérdida de un jugador que podría ser determinante en cualquier esquema de Sergio. Las carencias pucelanas en la zona de creación y la ausencia de creatividad en la zona de finalización potencian los problemas del equipo hasta ser un conjunto que sólo ha anotado 19 goles en 24 partidos. Ahora, sin Toni Villa, todas estas carencias y limitaciones se van a ver multiplicadas.

Un activo determinante
Este Pucela parece no tener calidad ni calidad para el último pase y sin Toni, el jugador más dotado técnicamente del frente ofensivo, el Real Valladolid se limita aún más en sus propias carencias. Sin el atacante, el Real Valladolid pierde un factor diferencial y diferente en zona ofensiva. Pese a no estar mostrando su mejor versión y vivir el momento de menor confianza de minutos del cuerpo técnico, nadie firma una lesión como ésta y menos si es de un futbolista como Toni Villa, uno de esos jugadores determinantes porque firman una parte determinante de los objetivos dada la facilidad para sumar en diferentes registros, esquemas y disposiciones.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.