Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|martes, mayo 21, 2019
Estas aquí: Home » La frialdad de los partidos | 2018/2019 » El amargo sabor de una gran oportunidad perdida
  • Sigue a LAV en
LA FRIALDAD 2018/2019 | Todos los análisis de los partidos del Real Valladolid de Sergio González ¡Léelo y compártelo!

El amargo sabor de una gran oportunidad perdida 

FC Barcelona 1 – 0 Real Valladolid | La dura sensación de poder más

El Real Valladolid firmó un honroso marcador en el Camp Nou. La visita al líder dejó un resultado que sin ser positivo para los intereses del equipo de Sergio sí mantuvo vivo al Pucela hasta el último minuto. Con una participación estelar de Jordi Masip, los vallisoletanos tuvieron opciones de puntuar y no las multiplicaron en el estadio culé por un tema de acierto. Pese a que nunca generaron ocasiones a Ter Stegen, la sensación de peligro de la primera parte se fue eliminando en la segunda, la que dejó al Pucela sin opciones sobre su plan.

· La CRÓNICA de la derrota (1-0) ante el FC Barcelona, para ElDesmarque Valladolid ·

Real Valladolid y FC Barcelona, tras el penalti que marcaría el resultado final del partido | Foto: LaLiga

Nada que ver con el Bernabéu
Tras el partido y en rueda de prensa, Sergio González analizó el juego del Real Valladolid y lo hizo mirando atrás. El rendimiento de su equipo en el duelo ante el Real Madrid en el Estadio Santiago Bernabéu hizo daño al Pucela a largo plazo. “Nos endulzó demasiado”, llegó a asegurar el catalán. Aquel día, los blanquivioleta generaron, tuvieron y crearon peligro. En esta ocasión fue sólo miedo. Por ello, el endulzamiento debe ser muy diferente porque el resultado, por menor que fuera, muestra una versión blanquivioleta muy diferente.

El Real Valladolid del Bernabéu tuvo, dominó, generó y asustó. En esta ocasión, el miedo pucelano fue sólo en fracciones determinadas y más por la inoperancia ofensiva culé que por sensación de peligro real del Pucela. Dividiendo claramente entre la primera y la segunda parte, los de Sergio González sí supieron crear ocasiones y sensaciones en los primeros 45 minutos pero, tras el descanso y el gol de Leo Messi junto antes, no. El paso por vestuarios frenó el posible empuje azulgrana pero ya no devolvió la creencia en el Real Valladolid.

En los minutos en los que el Pucela fue superior al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, momentos en los que sólo el larguero evitó la ventaja vallisoletana, en esta ocasión fueron los momentos más desequilibrantes del Fútbol Club Barcelona. Pese a que tras el pitido final queda la sensación de que sólo el mal repliegue y el exceso de celo ofensivo del equipo condenaron al equipo, la realidad que asoma en frío es la de un equipo que lo intentó, como siempre, pero que no tuvo frescura, lectura, claridad ni, sobre todo, último pase. Así, la creencia se quedó sólo en intento y no en sueño que en otros estadios sí fue posible.

Un diseño sin ejecución
Sabiendo salir muy bien al contragolpe en los primeros 45 minutos, entendiendo cómo presionar y siendo dominador del balón en el inicio de ambas partes, el Real Valladolid se fue de vacío de Barcelona por no crear ocasiones. Ni en cantidad ni de calidad. La sensación de peligro de momentos determinantes del partido terminó sin calidad ni claridad para facilitar el último pase y la posterior finalización.

Ejecutando muy bien el plan inicial diseñado por Sergio y dominando el juego desde las transiciones exteriores, ningún blanquivioleta llegó a retar al portero culé. Nadie le hizo emplearse a fondo y así, el error en el repliegue condenó a un Pucela que, a nivel ofensivo, tuvo opciones pero se marchó del Camp Nou con la sensación de que pudo hacer y crear más en un partido que difícilmente se volverá a ofrecer cómo hizo en esta ocasión.