Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|lunes, junio 24, 2019
Estas aquí: Home » Opiniones con fundamento blanquivioleta » Una ambición que debe ir acompañada de cautela
  • Sigue a LAV en

Una ambición que debe ir acompañada de cautela 

Ronaldo Nazário ha presentado las bases del Real Valladolid para potenciar las ideas de su proyecto, aquél que obliga a un análisis desde la cautela y la mesura

No hay nadie que quiera y sienta al Real Valladolid que rechace la opción de crecimiento que, teóricamente, ha supuesto la llegada de Ronaldo Nazário al Estadio José Zorrilla. Pese a que el brasileño aún debe responder muchas preguntas y dudas sobre el camino de su proyecto, la exposición de este miércoles sobre las ideas globales del nuevo Pucela deben ser analizadas y estudiadas desde la cordura de un análisis cauteloso y expectante. Ilusión, toda pero desde una mesura máxima.

Ronaldo Nazário, en la presentación del proyecto blanquivioleta en las oficinas de Madrid | Foto: RealValladolid.es

Un proyecto muy comercial
La ambición es determinante en el fútbol. Es uno de los rasgos que marcan cualquier proyecto que pretende crecer pero, con ella, deben estar intrínsecos otros términos tales como el realismo, la cautela y la expectación, aquéllos que, ahora, parecen estar lejos del Real Valladolid. El club blanquivioleta ha presentado los nuevos rasgos del proyecto que firma Ronaldo Nazário con toda la expectación posible, la misma que se ha comido determinadas fases y etapas de la realidad blanquivioleta.

Queriendo que éste sea el gran espaldarazo del Real Valladolid para poder crear un nuevo Club, la verdad marca, desde las frases firmadas por el máximo accionista, cierto desconocimiento de la historia. Queriendo cuidar los detalles, la ambición ha podido costar cara. Por ejemplo, el brasileño quiere que el Pucela deje de ser “regionalista” para ser “nacional e internacional”. ¿En qué contexto se busca tal requisito? ¿Sólo en el ambiente futbolístico? ¿Es un tema más enfocado a la cuestión de negocio que al tema deportivo?

Estas son preguntas determinantes para el crecimiento pucelano. Está claro que el Real Valladolid quiere crecer en el contexto de la marca y de la imagen pero no debe olvidar que nada o muy poco será posible sin unos resultados deportivos. Es necesario crecer e, incluso, nacer en ámbitos sociales, comerciales y de marca pero sabiendo que sin un éxito deportivo es imposible tener vida. Por muy populista que pueda sonar, éste es “al final, un club de fútbol”, como dijo Ronaldo Nazário, y en él manda el juego y los resultados. Sin dotar al primer equipo de activos y opciones de crecimiento y resultados, la nueva versión del Real Valladolid quedará inutilizada.

El punto de partida
Pese a que en la rueda de prensa se confirmara que el proyecto presentado es viable tanto en Primera como si se produce un descenso, el futuro está supeditado a la realidad. Si el Real Valladolid mantiene la categoría, podrá ser ambicioso pero si la pierde, todo se irá al traste. Por ello es importante saber dónde está el Club y entender qué pasos son prioritarios y cuáles no. El Real Valladolid debe tener unas prioridades de crecimiento. Para ser internacional, primero debe ser nacional y todo tras ser una institución ‘regional’, término que se da por hecho pero, posiblemente, no sea real en ningún contexto. Ni deportivo, ni social, ni de cantera ni comercial.

Por ello, y pese a la innegable ilusión que conlleva ver al Real Valladolid moverse en los parámetros que se pretende conseguir, la realidad parece más lejana de lo que se asume en la entidad. Actualmente el Club debe saber desde dónde parte y no a dónde quiere llegar. Ahí se mostrará la realidad, la mesura y el realismo del ambicioso e ilusionante proyecto de Ronaldo Nazário pero que, por ahora, crece en palabras y no en hechos.