La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones express

Cuando el rendimiento no debe nublar el talento

Alberto Guitián ya es pasado del Real Valladolid tras dos años de blanquivioleta en los que no ha podido mantener el nivel esperado ni, por supuesto, al deseado

· La presentación LAV de Alberto Guitián en el verano del año 2016 ·

Ves partidos de fútbol fin de semana tras fin de semana y te gustan determinados jugadores. Está el gozo de ver un partido de fútbol que no sea del Real Valladolid. Disfruto del partido y veo determinados aspectos que, en duelos del equipo pucelano, me pierdo por el nervios y la tensión con los que veo los duelos blanquivioleta. En uno de esos duelos recuerdo ver a Alberto Guitián. Me entró por los ojos. De igual forma que otros muchos jugadores, véase Lluís Sastre o Rubén Alcaraz, que después llegaron al Estadio José Zorrilla.

Alberto Guitián, durante una rueda de prensa en el Estadio José Zorrilla | Foto: ElDesmarque Valladolid

Volviendo al partido entre el Club Deportivo Lugo y el Real Zaragoza vi a un jugador, para mí desconocido hasta la fecha, que me sorprendió. Quizás por no saber quién era, vi en el ’20’ del equipo maño a un futbolista con anticipación, solvencia y liderazgo. A esos aspectos tácticos le sumé técnicos. Me gustó, en definitiva.

Lo hizo porque le vi algo diferente y, así, empecé a seguirle la pista. Recuerdo aquella temporada con el Real Zaragoza en el que fue uno de los grandes destacados. Su perfil futbolístico era llamativo y su rol en el mercado, atractivo. Siempre que me fijo en un jugador lo hago vislumbrando su es posible para el Real Valladolid. Guitián lo era y, después de cerrar traumáticamente aquella etapa en Zaragoza, el jugador llegó al Real Valladolid.

Kiko Olivas, Juanpe Ramírez…
Su llegada, para mí, fue sorprendente. Como escribía este martes en ElDesmarque Valladolid, lo fue porque con él se variaba la forma de fichar. El Real Valladolid iniciaba una nueva etapa y el futbolista elegido para ello era Alberto Guitián. Tras su llegada, mis expectativas era muy altas. Tantas que, después, no se han cumplido. Posiblemente no han estado cerca de cumplirse de una forma regular, sí puntual. Pese a que el rendimiento del jugador no haya sido el que yo esperaba, nada me hace pensar que el Real Valladolid se equivocó con él.

Futbolísticamente, Alberto Guitián no tiene nada que envidiar a Kiko Olivas. No lo tiene de la misma forma que no lo tenía Juanpe Ramírez. El problema en muchas ocasiones es que los análisis vienen producidos sólo por lo que vemos en nuestro equipo. Kiko Olivas es un sublime jugador en Valladolid. Todo lo contrario que Juanpe Ramírez. ¿Por quién apostarían en el Girona FC?

No es una cuestión de opiniones sino de criterio de saber más allá de lo que vemos. Juan Ignacio Martínez es mejor entrenador de lo que demostró en Valladolid de igual forma que Miroslav Djukic no es tanto como pareció en Pucela. El criterio debe ser mayor que el rendimiento puntual y, en el caso del exblanquivioleta Alberto Guitián, también. El cántabro es mucho mejor jugador de lo que ha podido o le han dejado demostrar en Valladolid. Un futbolista de gran dominio de balón y que siempre que tuvo oportunidad intentó sacarle rédito.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte