Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|jueves, mayo 23, 2019
Estas aquí: Home » Artículos destacados » ¿Y qué aporta Enes Ünal al juego blanquivioleta?
  • Sigue a LAV en

¿Y qué aporta Enes Ünal al juego blanquivioleta? 

El delantero turco es el jugador más señalado en el juego del Real Valladolid. El ‘9’ parece marcado por su débil aportación de gol y su baja efectividad en el remate

El Real Valladolid está mucho mejor de lo esperado y por encima de cualquier expectativa. Del pasado más lejano o del más reciente. A nivel grupal, el equipo de Sergio González está cumpliendo, con creces, con todo lo que le surge pero siempre hay detalles que debe mejorar o que, al menos, así se entienden. Desde el entorno blanquivioleta se ve a Enes Ünal como el único jugador de los titulares que rompe con el rendimiento. Se pide, incluso, un delantero titular para el mercado invernal por la crítica a la que se ciñe el juego del futbolista cedido por el Villarreal CF. El ‘9’ pucelano no suma grandes registros goleadores ni buenos porcentajes de remate pero aporta al juego blanquivioleta detalles determinantes para la inmejorable situación clasificatoria.

Enes Ünal, antes del primer entrenamiento tras su fichaje por el club blanquivioleta | <em><strong>Foto: RealValladolid.es</strong></em>

Enes Ünal, antes del primer entrenamiento tras su fichaje por el club blanquivioleta | Foto: RealValladolid.es

Trabajo y equilibrio
En frío, los partidos se ven muy bien. Se analizan mejor y se entienden de otro forma. Bajo este criterio entiendo que el mal juego del Real Valladolid en el empate (0-0) ante la Sociedad Deportiva Éibar se debió a la falta de equilibrio y amplios espacios entre líneas. Dichos condicionantes tuvieron un protagonista prioritario: Antoñito Regal. El ‘18’ aporta mucho equilibrio, regularidad y proporcionalidad al juego pucelano. Sin él, el Pucela se perdió en las transiciones y, otro orden, sin Enes Ünal, el Real Valladolid se romperá.

Actualmente en el seno del Estadio José Zorrilla se debate y se habla mucho del delantero turco. La sensación global es que el delantero turco no gusta. Nadie le discute, porque no puede, la pelea y el trabajo pero se le critica por el poco acierto de cara a gol y por el ratio escaso de creación de ocasiones. Añadiendo que en estos análisis se da por hecho que el Jaime Mata de la temporada 2017/2018 cumpliría todos estos registros y peticiones en la actualidad, considero que las críticas al turco son numéricas, no futbolísticas.

Genera poco y marca poco. Cruz. Éste es el resumen. Como el ‘9’ no marca la diferencia, el Pucela debe ir al mercado invernal para buscar un delantero titular. El Pucela no debe retocar el ataque en invierno, debe reconstruirlo. Miguel Ángel Gómez tiene que variar los roles del equipo en un movimiento que, sinceramente, rompería al equipo. Futbolística y socialmente. De igual forma que la no entrada de Antoñito en el duelo ante la Sociedad Deportiva Éibar desequilibró al equipo, la salida, cuál sea, de Enes Ünal romperá del Real Valladolid.

Dejando a un lado el importante trabajo de descongestión, creación de espacios y desgaste que firma partido tras partido el turco, Enes Ünal aporta mucho más. Considerando que a un delantero se le debe pedir todo aquello que ya ofrece él en el Real Valladolid, el puntacedido por el Villarreal CF ofrece más. Ese equilibrio, esa pausa para la doble jugada y esa buena lectura para juntar al equipo a la hora de crear y construir son vitales para que el Pucela tenga el segundo registro más bajo de goles en contra. 

Un equipo que se salva no vive tanto de lo que anote como sí de lo que no encaje. Para salvarse siendo recién ascendido, el equipo debe ser ‘feo’ y Enes Ünal está contribuyendo a ello y lo está haciendo fuera de puesto. ¿Cuántos de los robos de Míchel Herrero o Rubén Alcaraz se producen porque el conductor de la pelota llega debilitado por Enes Ünal? Sorprendería conocer, que no interpretar, ese dato.

“La referencia y la diferencia”
Hace unas semanas, en la tertulia de Radio Marca Valladolid, aseguré que, salvando muchas distancias, Enes Ünal me recuerda a Rodri Ríos. El delantero soriano, presente en Pucela en la campaña 2015/2016, se desgastaba en la presión, en la creación y en la contención. Con todo, cuando quería llegar al área rival no llegaba. Él era el ‘delantero centro’, que no ‘delantero’, del Real Valladolid. Tras el trabajo tenía muchos metros que recorrer, ya desgastado, hasta el área de meta.

Enes Ünal, en el duelo liguero ante el Getafe CF en el Colisuem Alfonso Pérez | <em><strong>Foto: 90min</strong></em>

Enes Ünal, en el duelo liguero ante el Getafe CF en el Colisuem Alfonso Pérez | Foto: 90min

Ünal es similar pero con un matiz importante. Su zona de influencia no es el área de meta, sino la de penalti. Para ello debe cambiar su posición en el esquema o que ese plus del mercado invernal le haga pasar de jugar como delantero a ser segundo punta. Más liberado de fijar centrales, más lejos de batallas con el portero y centrado en recorrer pocos metros tras el degaste para así llegar al remate, el Real Valladolid se dará cuenta que tiene en él a “la referencia y a la diferencia” de este vestuario.

Reconociendo el plus que está dando el jugador, sabiendo que lo hace fuera de ‘su’ puesto y entendiendo en qué cifra de goles está su éxito y el del equipo, entenderemos que fichar a un ‘9’ referencia, un delantero diferencial en invierno es contraproducente para el Real Valladolid. Este equipo crece, trabajo y rinde para la unión y el valor de Enes Ünal. Correr antes de andar rompe los equipos y los proyectos y el exceso de celo, en este caso injustificado, puede conseguirlo si no leemos ni comprendemos bien que lo que aporta Ünal al equipo, futbolísticamente y físicamente, es mucho. Muchísimo. 

Que aporte y sume, que lo hace mucho, no quita para aumentar la exigencia pero de una forma lógica y meditada. ¿Le falta gol?¿Le falta concretar ocasiones? También ¿Está rindiendo bien? En los objetivos actuales del Real Valladolid, sí porque, quizás, la exigencia de Ünal en la construcción del equipo no es goleadora.