Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|martes, diciembre 18, 2018
Estas aquí: Home » Artículos destacados » La importancia de un estilo para dominar partidos
  • Sigue a LAV en

La importancia de un estilo para dominar partidos 

La adaptación del Real Valladolid en este exitoso inicio liguero está llegando por el cambio de estilo que se busca en relación a sus necesidades y objetivos semanales

Estamos tan ajustados que decides según el estilo que queremos proponer y según el rival
Sergio González, entrenador del Real Valladolid, tras la victoria ante el Villarreal CF

Estas siete primeras jornadas ligueras están demostrando en el Real Valladolid que hay muchas formas de dominar un partido. El Pucela nunca ha estado sometido a un rival en estas primeras fechas ligueras. En mayor o menor medida ha sido mejor que el rival. Con balón, sin él, en transiciones o sin ellas… El Real Valladolid y el cuerpo técnico, liderado por Sergio González, están dando un recital de adaptación a las circunstancias. Con todo ello, y como afirmó el propio entrenador tras la victoria (0-1) en el Estadio de la Cerámica, el equipo realiza cambios en su formación tanto en relación a lo que el equipo busca y necesita para el partido él como en base al rival. Una afirmación contundente pero con muchos matices.

Sergio González, en una reciente rueda de prensa en el Estadio José Zorrilla | <em><strong>Foto: César Miguela - Marca</strong></em>

Sergio González, en una reciente rueda de prensa en el Estadio José Zorrilla | Foto: César Miguela – Marca

Un momento dulce
El Real Valladolid está en un buen momento. Todo le sale de cara. Quitarse los miedos y las ansiedades con la primera victoria ha provocado que el equipo dé rienda suelta a su mejor versión. Cree en lo que hace gracias a saber y a entender qué es, realmente, lo que busca Sergio González. En las siete jornadas disputadas hasta la fecha, el Real Valladolid ha tenido varias caras. Fue un equipo muy replegado en el empate (0-0) ante el Girona FC, contragolpeador en la igualada (0-0) en Getafe, dominador del balón y del juego en la victoria (0-1) ante el Villarreal CF y fuerte en las transiciones en la derrota (0-1) ante el Fútbol Club Barcelona.

Han sido diferentes registros del equipo de Sergio González pero la misma sensación de que en ninguno ha sido inferior al rival. El equipo se ha adaptado al plan y a la hoja de ruta marcada por el cuerpo técnico para cada partido. Sergio ha explicado siempre sin tapujos cuál era la idea del equipo para cada duelo. Destacando el peso del centro del campo y de sus jugadores en esa zona para el plan establecido, el Real Valladolid ha sabido crear una identidad con matices, detalles que están marcando la diferencia.

Esas variaciones se están definiendo en este inicio liguero por dos aspectos: las bajas y el rival. Sergio, en el Estadio de la Cerámica, habló de “ajustados” como el término que les define Están con las piezas contadas pero, independientemente, son estas las que marcan el estilo y la forma. Según lo que tiene y de lo que disponen, Sergio González y Diego Ribera imponen una idea. Esa propuesta y ese estilo lo marcan los jugadores disponibles del Real Valladolid y, después, lo detalla el rival. ¿Cuánto? ¿Cómo? Ahí está el detalle principal.

Las corrientes futbolísticas llevan, actualmente, a menospreciar a aquel entrenador estudioso y que marca mucha de la hoja de ruta en relación al rival. Cuando algo se impone y se convierte en lógico y natural, pasa a ser defenestrado. Cuestión de modas… Ahora parece que sólo importa uno mismo y es eso lo que parece querer vender Sergio. Lo importante es sólo el Real Valladolid y, después, en una esquina, el rival.

Un grupo convencido
No hay duda de que el catalán es un gran ‘vendedor’. Lo es a nivel externo y lo será, seguramente, mucho más a nivel interno. Convence con su discurso y consigue tener a todos los jugadores activos con palabras y hechos. En Villarreal habló del estilo de su equipo y lo antepuso a los matices que obliga el rival. En gran parte es lo que se quiere escuchar y, actualmente, lo que hace ganar adeptos, fuera y dentro del Club.

Sergio González trabaja por dar consistencia a su proyecto en el Real Valladolid y lo hace tras potenciar todas las variantes y alternativas que le ofrece su equipo. Generando ese compromiso en el jugador, Sergio tiene mucho ganado. Cada uno se siente importante en un estilo, una idea, un tipo de partidos… Todos se sienten con peso en el equipo y, a su vez, ven que este formato vale para sumar victorias.

Toda idea, propuesta o planteamiento está sujeto a los resultados y, ahora, el Real Valladolid los tiene. Actualmente se compra todo lo que venda Sergio. En unas semanas, y ante posibles derrotas, ese estilo camaleónico será cuestionado. Así funciona el fútbol y así se paga a la figura del entrenador.