Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|Domingo, octubre 21, 2018
Estas aquí: Home » Artículos destacados » El momento para ver al ‘verdadero’ Real Valladolid
  • Sigue a LAV en

El momento para ver al ‘verdadero’ Real Valladolid 

Después de tres resultados positivos consecutivos, el Real Valladolid ha conseguido todo aquello que necesitaba para potenciar y asentar su mejor versión de juego

Por activa y por pasiva. Sergio González repetía una y otra vez que en el momento en el que el Real Valladolid consiguiese su primera victoria se liberaría de muchas trabas y se olvidaría de muchos miedos. Era cuestión de un buen resultado. Ese punto de inflexión pudo llegar en el empate (3-3) en Vigo pero, a su vez, se vio corroborado con la victoria (2-1) ante el Levante UD. En aquel instante, el Pucela supo que había llegado su momento. Atendiendo a todas las ‘promesas’ del cuerpo técnico y de la plantilla, desde el duelo ante el Villarreal CF se iba a ver al mejor Pucela de la temporada. Tras confirmar, en un alto porcentaje, esa teoría con la victoria (0-1) en el Estadio de la Cerámica, ahora, llega el momento de seguir disfrutando con el mejor Real Valladolid de la temporada, ese equipo confiado, seguro y con variantes que se ha despedido por un buen tiempo de miedos, fobias e , incluso, de posibles ansiedades.

Los jugadores del Real Valladolid se abrazan a Jordi Masip tras repeler el penalti de Gerard Moreno | <em><strong>Foto: LaLiga</strong></em>

Los jugadores del Real Valladolid se abrazan a Jordi Masip tras repeler el penalti de Gerard Moreno | Foto: LaLiga

Promesas y exigencias
En semanas pasadas, el discurso público de Sergio González era claro. Defendía a su grupo, incluso cuando aún parecía no poder hacerlo, como le ocurrió tras la derrota (0-1) ante el Deportivo Alavés, pero le pedía más. Mucho más. El míster pucelano estaba totalmente convencido de que iba a sacar el rendimiento necesario al equipo blanquivioleta. Con él, el Real Valladolid iba a crecer, a reaccionar y a mostrar un buen nivel. Él no dudaba de su equipo pero, tampoco, negaba que había un margen de mejora necesario y prioritario.

Cuando parecía que todo estaba cerrado y desahuciado, Sergio confirmó tajantemente que el Real Valladolid necesitaba una victoria para olvidarse de sus miedos y fobias. Conseguir los primeros tres puntos marcaría un antes y un después pero, a su vez, era importante definir cómo había que conseguir esa victoria.

Por merecerla y esperarla, no iba a llegar. El Real Valladolid debía mejorar diferentes facetas del juego, y lo hizo. Lo consiguió en Vigo, con pausa, temple y consistencia, y lo confirmó ante el Levante UD. La madurez motrada en el Estadio de Balaídos se confirmó con el buen partido ante el equipo granota. En el duelo ante los valencianos, el Real Valladolid mejoró, y mucho, sus prestaciones ofensivas. Con Duje Cop y Enes Ünal en la punta de ataque, el Pucela creció. Creó más ocasiones, dejó atrás la etiqueta de previsible y sacó rédito a las acciones a balón parado. Una mejora tan necesaria como completa.

Con todas estas evoluciones, el Real Valladolid consiguió esa ansieda primera victoria y lo hizo con las exigencias necesarias para hacerlo. Sergio sabía que esa victoria iba a llegar pero con detalles por mejorar y conseguir. Con ello, el Pucela dio un pequeño salto en la clasificación y confirmó, días más tarde ante el Villarreal CF, que todo lo prometido por el equipo y el entrenador era cierto. Con tres puntos, el Pucela fue otro. Se mostró como un equipo liberado, con confianza y variantes. Un nuevo Pucela desde la creencia y la exigencia.

Un margen aún visible
Esa ambición para conseguir la primera victoria no se debe frenar ahora. Lo vivido en los últimos ocho días de competición ha sido brillante y, posiblemente, un sueño pero el Real Valladolid sigue teniendo un curioso margen de mejora por atacar. Poco a poco va a ir recuperando efectivos y, por consiguiente, alternativas y opciones defensivas y ofensivas. Cuanta más gente disponible, menor sensación de un conjunto plano y previsible. Éste es un punto prioritario para saber hasta dónde puede llegar el equipo.

Continuando con la creencia de todo lo que aseguró el equipo y Sergio González en su momento, y con siete puntos de nueve posibles y dos victorias consecutivas, ahora ha llegado el momento de ver al mejor Real Valladolid de la temporada. Al más verdadero. Sin angustia, presiones ni fobias, y por lo asegurado por los grandes protagonistas de esta inmejorable racha, el mejor Pucela aún está por llegar. ¡Disfrutémoslo!