Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|martes, diciembre 18, 2018
Estas aquí: Home » Artículos destacados » ¿Es el esquema el problema del Real Valladolid?
  • Sigue a LAV en

¿Es el esquema el problema del Real Valladolid? 

Al Real Valladolid le falta fluidez en la zona de ataque. Individual y colectivamente, a los pucelanos le falta un plus que podría estar restando el nuevo esquema de juego

Una de las medidas que Sergio González ha impuesto este año en el Real Valladolid es el esquema de juego. La temporada pasada se adaptó al camino y al modelo impuesto por Luis César Sampedro y sólo corrigió pequeños detalles y matices. Ahora, en una metamorfosis de juego que le tenía como el gran creador, la derrota (0-1) ante el Deportivo Alavés puede haber mostrado que el esquema de juego del equipo no es el mejor para sacar el máximo rendimiento a los jugadores.  Individualmente, el Pucela no ha conseguido dar con la clave para ser letal, obligando a una doble reflexión que podría comenzar por saber por qué se hizo este cambio de esquema cuando los jugadores son los mismos y, después, si la variación está siendo productiva.

Sergio González, en un entrenamiento de la temporada pasada en los Anexos | <em><strong>Foto: Andrés Domingo - ElDesmarque Valladolid</strong></em>

Sergio González, en un entrenamiento de la temporada pasada | Foto: Andrés Domingo – ElDesmarque Valladolid

Análisis ofensivo
Antes de generar suspicacias o dudas quiero afirmar que la realidad del Real Valladolid es similar a la hace una semana. La derrota (0-1) ante el Deportivo Alavés no ha cambiado la percepción sobre el equipo pucelano. Eso sí, el juego ofensivo del equipo en los 360 minutos ya disputados y las dudas que ofreció el equipo en campo rival ante el equipo de Abelardo Fernández debe abrir una pequeña vía al análisis, que no la crítica exacerbada, sobre el esquema de juego elegido por Sergio González para esta temporada.

Si viene es cierto que la temporada pasada el técnico catalán apostó por dar continuidad a la base táctica de Luis César Sampedro, desde el inicio de esta pretemporada el esquema es diferente. La disposición de los jugadores ofensivos y el modelo de juego han cambiado. Sergio ha eliminado la posición de mediapunta para potenciar la de segunda punta. Ahora el Pucela juega con dos delanteros. Así quiere potenciar las transiciones y buscar la presión sobre la defensa rival. La idea, bien trabajada y con grandes resultados defensivos, parece que no está sacando lo mejor de muchos de los jugadores más ofensivos, destacando el caso de Óscar Plano y, posiblemente, el de Toni Villa. Dos jugadores vitales para el ascenso la pasada temporada.

En Segunda división, con Sergio y sin él, Óscar Plano actuó como mediapunta. Era el creador del último pase y, a su vez, ayudaba en la construcción del juego. Se desgastaba poco en acciones de presión y se mantenía mínimamente fresco para atacar el último cuarto de campo. Tenía frescura para el gol y para asistir a Jaime Mata. Ahora parece estar alejado de ambas opciones, y no sólo por la ausencia del madrileño.

De Óscar Plano a Toni Villa
Pese a que mantiene su rol destacado, el ‘10’ del Real Valladolid carece de frescura para atacar y de los movimientos que le puede hacer determinantes. Este último rasgo puede ser adquirido con tiempo y partidos pero la realidad habla de que esa demarcación de segunda punta parece no estar sentándole bien al madrileño. Desde una línea muy pegada con el ‘9’, Plano no encuentra su mejor versión, algo que también le ocurre a Toni Villa.

El inicio de temporada del ’19’ había sido brillante. Su rendimiento, por ejemplo, en los dos primeros partidos fue elevadísimo. Fue el mejor del empate (0-0) ante el Girona FC pero, en las últimas semanas, se le ve falto de determinación. El juego del murciano es un estilode combinación y cambios de ritmo. Puede parecer un juego individual pero Toni necesita triangulaciones y un jugador interior que le pueda ayudar a superar rivales. Sin un mediapunta, esta vertiente queda eliminada y el Real Valladolid, mínimamente bloqueado.

Así, todos los detalles suman para un Real Valladolid lento y previsible en ataque. A la necesaria mejoría individual de Toni Villa y Óscar Plano hay que sumar la exigencia de evolución y crecimiento de otros jugadores como Keko Gontán, Enes Ünal o Ivi López. Esperando saber si estos llegan a su mejor nivel, el Real Valladolid y Sergio deberán preguntarse si el esquema utilizado en esas primeras jornadas es el mejor para potenciar todas las opciones ofensivas de un equipo que, pese no haber visto puerta aún, tiene muchas opciones ofensivas.