Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|Sábado, noviembre 17, 2018
Estas aquí: Home » Artículos destacados » Dudas razonables ante una elevada expectación
  • Sigue a LAV en

Dudas razonables ante una elevada expectación 

El Real Valladolid ha dado un giro a su historia. Carlos Suárez deja de ser el máximo accionista del Club tras la llegada de Ronaldo Nazario al Estadio José Zorrilla

El cambio que supone la llegada de Ronaldo Nazario al Real Valladolid genera mucha expectación pero ésta debe ser controlada hasta conocer y valorar los primeros pasos tangibles que pueda dar este proyecto •

La noticia llevaba muchos meses sobrevolando en seno del Real Valladolid. La opción de que Ronaldo Nazario, histórico delantero, se hiciera con el club blanquivioleta era cada día más insistente. Desde que un medio brasileño informó de las negociaciones, la expectación crecía y crecía y la opción de que el exfutbolista llegase a Valladolid parecía imparable. Todo hasta que este lunes se ha hecho oficial la llegada de Ronaldo al Club tras hacerse con el 51% de las acciones. Confirmada su llegada, la expectación es total. Imparable. El ambiente en Valladolid y sobre la entidad blanquivioleta es de elevado optimismo aunque todo debe fluir por el camino de la pausa, paciencia y evolución. Cumpliendo las patrones de crecimiento, estabilidad y continuidad que se han marcado en la rueda de prensa, el Real Valladolid tendrá un futuro mejor. Hasta entonces, pausa y mesura.

Carlos Suárez y Ronaldo Nazario, en la rueda de prensa tras el cambio en la propiedad del Club | <em><strong>Foto. RealValladolid.es</strong></em>

Carlos Suárez y Ronaldo Nazario, en la rueda de prensa tras el cambio en la propiedad del Club | Foto. RealValladolid.es

Tiempo al tiempo
Este lunes, en el Ayuntamiento de Valladolid, se vivió un día histórico para la historia del Real Valladolid. Carlos Suárez anunció que Ronaldo Nazario, “a título personal”, se hacía con el 51% de las acciones de la entidad blanquivioleta para así ser el máximo accionista del club blanquivioleta. En ese momento la emoción y la expectación saltaron. Un nuevo Real Valladolid nacía y éste está lleno de ilusión.

Obviamente no comparto esta opinión. Inicialmente no lo hago porque tengo muy claro que todo este clima se vive, en gran medida, por las ganas de muchos sectores pucelanos de ver fuera del Club a Carlos Suárez. Sin ser yo una de estas voces, mi opinión principal sobre el cambio de propietario en el Real Valladolid es inexistente. No tengo opinión porque no tengo hechos con la que formarla. Son sólo ellos los que marcan una opinión como ésta. No las sensaciones, ilusiones y, ni tan siquiera, las informaciones o filtraciones.

Ahora la llegada del exfutbolista brasileño son sólo palabras. Ojalá se concrete todo lo que él quiere imponer pero, hasta ese momento, no emitiré una opinión. Después lo haré y la firmaré, ante todo, sobre las palabras de Ronaldo este lunes. Hay determinados detalles que me hacen tener dudas razonables sobre este proyecto pero, a su vez, hay otro que me hacen estar seguro de que éste es un proyecto futbolístico, sin nada más detrás.

Soy escéptico porque me faltan datos y tiempo pero estoy convencido de la originalidad del proyecto porque no hay duda de que Ronaldo Nazario es un hombre de fútbol. En esta situación es importante saber elegir la preposición que acompaña a esta unión de Ronaldo y el Real Valladolid.

Un “hombre de fútbol”
Hablar de este cambio accionarial y pensar en equipos como el Racing de Santander, Real Zaragoza o Málaga CF es lógico y natural. No es pesimismo. Es memoria. Son diferentes cambios presidenciales que se vivieron en el fútbol español y que tuvieron consecuencias negativas para esos equipos. Cómo y para qué llegaron esos cambios accionariales son las cuestiones prioritarias en mi análisis inicial sobre el cambio pucelano.

Los nefastos proyectos mencionados tuvieron un objetivo muy diferente. En Santander, Zaragoza o Málaga se quiso hacer negocio del fútbol. Por el contrario, Ronaldo remarca la imagen d que llega para hacer negocio con el fútbol. El matiz es tan importante como determinante. Ninguno de los empresarios que llegaron a las ciudades anteriormente citadas tenía base ni estructura en este deporte. Ronaldo, sí. Es su vida. Todo lo que él tiene es desde el balón y desde el juego y no va a perderlo, en materia económica y social, por el propio fútbol.

La confianza de saber que Ronaldo está bien asesorado, que no se va arriesgar en la compra de un equipo de fútbol y que su buena imagen y prensa es una muestra incomparable para un entidad como el Real Valladolid reducen, y mucho, las dudas razonables que tengo, en la actualidad, sobre este cambio accionarial. Dudas como entender por qué su inversión ha sido con el Real Valladolid o por qué no ha tenido trascendencia en la confección de la plantilla, siendo ésta última pregunta la duda más razonable que me suscita este histórico cambio en el Estadio José Zorrilla a tras pocas horas desde su oficialización.