Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|Domingo, agosto 19, 2018
Estas aquí: Home » Artículos destacados » Dejando a un lado la funesta actuación arbitral…
  • Sigue a LAV en

Dejando a un lado la funesta actuación arbitral… 

La actuación arbitral de La Romareda fue clave pero, lejos de Arcediano Monescillo, el duelo deja detalles futbolísticos que analizar de cara a un hipotético play-off

Tres acercamientos importantes del Real Zaragoza en los primeros 15 minutos, nuevas incursiones de Borja Fernández en el centro de la defensa, amplitud del juego del Real Valladolid desde los laterales… Sergio González arriesgó para diseñar el Real Valladolid más ambicioso desde su llegada al Estadio José Zorrilla. Mirando al play-off a la cara, el Pucela quiso ganarse el derecho a jugarlo de la forma más directa y ambiciosa y puede que le saliese cara tanta ambición, aquélla que, ahora, llega a convencer al entorno blanquivioleta antes de la última jornada. Todo tras ver que el equipo sale reforzado de un duelo que los jugadores no quieren leer públicamente desde el innegable peso de la actuación arbitral.

· Recuerda la FRIALDAD de la derrota (3-2) del Real Valladolid en La Romareda ·

Los jugadores del Real Valladolid protestan una de las dudas decisiones de Arcediano Monescillo | <em><strong>Foto: LaLiga</strong></em>

Los jugadores del Real Valladolid protestan una de las dudas decisiones de Arcediano Monescillo | Foto: LaLiga

Un discurso maduro
Dejando a un lado la funesta actuación arbitral… la reacción del Real Valladolid tras el partido ha sido muy madura. Emulando las palabras de Luis César Sampedro sobre Ibán Salvador, en la que hablaba de que el atacante se desgastaba en las protestas, el vestuario blanquivioleta no ha querido hablar de Arcediano Monescillo. Ni dos pesos pesados como Míchel Herrero y Javi Moyano, en diferentes formatos, se han referido al colegiado. No se ha querido perder en el innegable peso del castellano manchego en el partido en la clara demostración de que este equipo ha adquirido un discurso muy maduro. Ese perfil lo adquirió el Club en la voz de Miguel Ángel Gómez, como así demuestran sus declaraciones.

Sin perder los estribos pero con mucha claridad, el director deportivo del Real Valladolid ha vuelto a demostrar que es el ejemplo de lo queremos que sea este equipo. Representa el espíritu del, ahora, escondido ‘XII Pucela’ y con sus palabras, moderadas pero sinceras, directas y reales, el Club ha dejado muy claro cuál es su sentimiento sobre un partido que está muy marcado por la actuación arbitral pero que, a nivel de fútbol deja, muchos detalles que analizar y valorar de cara a un hipotético y, porque no decirlo, soñado y merecido play-off.

Errores propios
Dejando a un lado la funesta actuación arbitral… Arcediano Monescillo no fue el único culpable de la derrota pucelana. Para mí, el segundo mayor protagonista fue Cristian Álvarez. Poco o nada se ha hablado del cancerbero argentino que realizó dos o tres acciones de mucho mérito en la segunda parte. Tras el portero, la lectura que se debe hacer del encuentro es que el Pucela mostró detalles de mucho convencimiento y personalidad. Sergio González preparó un partido abierto, de grandes ocasiones y con un Real Valladolid muy ambicioso. Como nunca desde su llegada al Estadio José Zorrilla.

En el minuto 16, Borja Iglesias anotaba su primer gol del partido y llegaba después de que el Pucela no supiese cerrar una acción defensiva. El juego entre líneas del Real Zaragoza hacía daño, como ya había avisado minutos antes. El Real Valladolid estaba muy abierto. Los laterales partían dos o tres metros más distanciados que de costumbre. El equipo recuperaba detalles del juego arriesgado de Luis César Sampedro. Incluso Borja Fernández se incrustaba entre los centrales para la salida de balón. El Real Valladolid quería conseguir la clasificación al play-off en La Romareda y lo quería hacer desde la ambición ofensiva.

Éste le llevo a exponerse demasiado y a llevar el partido a una pelea a la que él no está acostumbrado. Al Real Valladolid, actualmente, no lo interesan los partidos abiertos y aquéllos en los que ocurran muchas acciones del juego. Sergio y los suyos deben tener partidos cerrados, de pocas ocasiones… Partidos aburridos, como el que se pudo ver en Soria. Ése es el estilo que favorece el Pucela ahora y, sobre todo, el que le beneficia conocer para un hipotético play-off. En duelos de detalles, perder el margen de error es crucial y el Pucela lo perdió ante el Real Zaragoza en el minutos 16 por un error defensivo. Tras él, tuvo que luchar contra el colegiado pero, también, contra sí mismo y contra un rival que le sometió. No tanto como él pero sí mucho.