Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|Martes, septiembre 25, 2018
Estas aquí: Home » La frialdad de los partidos | 2017/2018 » La dura sensación del equipo en esta temporada
  • Sigue a LAV en

La dura sensación del equipo en esta temporada 

Real Valladolid 1 – 1 Rayo Vallecano | Insuficiente botín para las necesidades

Luis César Sampedro se la jugaba ante el Rayo Vallecano. El entrenador gallego tenía una prueba muy exigente que, obviamente, también señalaba a los jugadores, los grandes protagonistas de este deporte. Si bien el entrenador podía firmar su salida del Estadio José Zorrilla al potenciar, en sensaciones clasificatorias, la mala imagen que se tiene de él tras la última rueda de prensa, el encuentro deja muy tocada la pobre imagen que se tiene del entrenador en las oficinas pucelanas. La visita del Rayo Vallecano, el equipo en mejor racha de la categoría, demuestra muchas de las limitaciones del Real Valladolid. En 90 minutos se pudo ver lo que sufre el equipo blanquivioleta para hacer goles y ganar partidos y la sencillez que tiene para perder puntos. La dificultad para ganar, es opuesta a la sencillez y facilidad para perder. Lo que tanto cuesta obtener se pierde en apenas unos segundos. El cuento del equipo pobre que no ha encontrado aún su lugar.

· La crónica, en ElDesmarque Valladolid | “Insuficiente empate para salvar a Sampedro” ·

Díaz de Mera Escuderos, árbitro del partido, señala el penalti contra el Real Valladolid | <em><strong>Foto: LaLiga</strong></em>

Díaz de Mera Escuderos, árbitro del partido, señala el penalti contra el Real Valladolid | Foto: LaLiga

Insuficiente en todos los aspectos
Resulta difícil poder resumir el partido del Real Valladolid de una forma breve pero la visita del Rayo Vallecano deja la clara sensación de insuficiencia en el equipo pucelano y, tristemente, en todos los aspectos. Ni las horas pasadas mejoran la sensación global del partido. Más bien todo lo contrario. Es difícil poder cambiar la imagen del partido porque el éxito ofensivo del equipo fue muy débil. Los pucelanos no fueron superiores al rival en la creación de ocasiones, ni en la evolución del partido ni, por supuesto, en el dominio del encuentro. En ningún aspectos del juego fueron mejores que el equipo rayista.

Con todo, la sensación que deja el encuentro es que el empate es pobre. Muy pobre. No es suficiente para el Real Valladolid ni, sobre todo, para su entrenador. Luis César Sampedro se jugaba el puesto. Éste era un encuentro decisivo para su futuro y el equipo no es que no estuviera a la altura de la exigencia ni del escenario, es que no supo asumir las exigencias. Se dejó llevar por la dinámica del Rayo Vallecano y esperó a tener alguna oportunidad que pusiera el partido de cara. La sensación global del equipo es que esperaba que ésta le llegara pero, en ningún momento, pareció ir a por ella.

Tras una primera parte en la que el equipo madrileño pudo haber dejado muy encarrilado el choque, el segundo acto dejó dos circunstancias muy favorables al Real Valladolid. El tanto inicial de Jaime Mata y la superioridad numérica con la que los pucelanos afrontarían los últimos 20 minutos arrojarían una ilusión en el seno pucelano que el equipo no supo asumir ni, por supuesto aprovechar. Con todo, la sensación final del partido es la de una nueva oportunidad desaprovechada.

‘Derrotas’ muy baratas
Con un jugador más durante 20 minutos y con la ventaja del marcador al poco de iniciar el partido, la sensación es que los pucelanos pudieron obtener más rédito de un duelo que vuelve a demostrar cómo de débil es este equipo y cuál es la sensación global que deja el equipo de Luis César Sampedro. Éste es un Real Valladolid que debe trabajar, pelear y luchar mucho para conseguir una victoria pero que no exige mucho a sus rivales.

· El análisis individual del empate ante el Rayo Vallecano, para ElDesmarque Valladolid ·

Al equipo de Luis César Sampedro, pese al avance de la temporada, le cuesta mucho ganar pero, por el contrario, regala muy baratas sus derrotas, resumiendo así lo que es la viva imagen de un equipo que no llega a ser perdedor pero que no tiene alma y que en esta ocasión no perdió el partido, perdió dos puntos.