Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|Sábado, mayo 26, 2018
Estas aquí: Home » Artículos destacados » Algo bueno se está cocinando en el José Zorrilla
  • Sigue a LAV en

Algo bueno se está cocinando en el José Zorrilla 

Las cuatro renovaciones profesionales firmadas por el Real Valladolid en esta temporada confirman que el club blanquivioleta tiene una hoja de ruta muy definida

Anuar Tuhami, Fernando Calero, Toni Villa y Luismi Sánchez eran durante la pasada pretemporada grandes incógnitas. La realidad es que ninguno tenía el puesto asegurado en el equipo. Luis César Sampedro iba a tener mucho peso en decidir qué iba a ocurrir con ellos y, pasada la mitad de la temporada, la relevancia de todos ellos está siendo destacada. Salvo en el caso de Calero, son indiscutibles y sólo el de Boecillo no tiene un rol destacado. Pese a ello, la confianza sobre él es alta. Por el actual entrenador y por parte del Club. Tanto es así que se le han renovado su contrato como a los otros tres compañeros. Es pronto para saber qué camino y peso tendrán en el futuro del Real Valladolid pero queda muy claro que Miguel Ángel Gómez está consiguiendo formar lo que en el mundo del fútbol se considera como un ‘proyecto’.

Los jugadores del Real Valladolid, antes de la victoria conseguida ante el Sevilla Atlético | <em><strong>Foto: LaLiga</strong></em>

Los jugadores del Real Valladolid, antes de la victoria conseguida ante el Sevilla Atlético | Foto: LaLiga

El peso de Luis César Sampedro
Luis César Sampedro no tiene un proyecto del Real Valladolid entre sus manos pero sí que puede estar empezando a forjar uno. Para empezar, y en esa poca claridad para definir qué es un ‘proyecto’ en el mundo del fútbol, considero que para tener uno de ellos, el entrenador debe tener más de un año de contrato y una relevancia superior a la que marcan los resultados. Luis César no tiene ni uno ni otro. Su contrato termina este mes de junio y hace sólo unas semanas tuvo un pie fuera del equipo por no estar en la zona de play off. Obviamente, él no es una pieza fundamental del proyecto blanquivioleta pero sí que está forjando las bases de éste.

Puede parecer una incongruencia pero analizando la temporada del Real Valladolid es así. Es elogiable, a la par que destacable, que Miguel Ángel Gómez haya conseguido renovar a cuatro jugadores de la primera plantilla y, a su vez, al futbolista del Promesas que más futuro se le presupone. Esas renovaciones llenan al Real Valladolid de activos y jugadores de futuro. Que tres jugadores de menos de 23 años hayan renovado con el club pucelano es una noticia destacable ya que forma una pieza fundamental en cualquier proyecto.

Este miércoles, cuando reflexionaba sobre este tema en Twitter, Marco Antonio Méndez me respondió que “que amplíen su contrato para varios años no significa que no puedan cambiar de aires” porque “los ‘proyectos’ en fútbol son, frecuentemente, ‘alterados’”. Es verdad. En el Real Valladolid hay casos muy recientes. Braulio Vázquez renovó para dar una espantada pocos meses después de estampar su firma. Su caso fue llamativo pero no único. Cuestión de fútbol pero, también, detalles e incógnitas que hace unos años no existían en el Real Valladolid. No existían porque los pucelanos no conseguían renovar a sus productos.

Una hoja de ruta
Hace unas temporadas, no muchas, pese al ofrecimiento del Club por renovar, muchos jugadores preferían esperar. Querían saber dónde iba a estar el equipo el año siguiente para valorar la propuesta pucelana por su presente. No por su futuro. Ahora, cuatro jugadores han cambiado esa dinámica y no quieren esperar. Ven en el Real Valladolid futuro. Creen que el club blanquivioleta tiene parte de lo que ellos necesitan en las próximas temporadas. A mí, por el momento, ese cambio me llena de orgullo y emoción.

Cuando un jugador y, sobre todo, su entorno y sus representantes renuevan un contrato por dos o tres temporadas es porque ven en ese club una base, una estructura y un orden. Vislumbran un futuro en él. Entienden que en la ambición de crecer de todo futbolista, el equipo que le ofrece ese contrato se lo puede asegurar. El Real Valladolid, ahora, ofrece ese futuro o, al menos, lo parece enseñar.

La idea de Miguel Ángel Gómez y todo su equipo de trabajo es convincente. En el Nuevo Estadio José Zorrilla se han firmado cinco renovaciones en apenas tres meses. Es un mérito histórico y, personalmente, la muestra de que en el Real Valladolid se cuece algo positivo. Llamémoslo ‘proyecto’, estabilidad, confianza o ambición mutua. Con todo, lo que está claro es que el Real Valladolid ha cambiado su hoja de ruta porque “la llegada de Miguel Ángel Gómez es la mejor noticia en Valladolid desde la regreso de Óscar en 2010″.