Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|Miércoles, abril 25, 2018
Estas aquí: Home » La frialdad de los partidos | Temporada 2017/2018 » Jaime Mata sabe hacer buena a cualquier manta
  • Sigue a LAV en

Jaime Mata sabe hacer buena a cualquier manta 

Fútbol Club Barcelona B 0 – 1 Real Valladolid | Mata, Mata… y siempre Mata

Comienza “una nueva Liga para nosotros”, aseguró Luis César Sampedro tras la victoria del Real Valladolid en Barcelona, y puede llevar toda la razón. Tras su llamativa comparecencia pública en la previa, el duelo ante el equipo culé tenía mucha trascendencia. Debía mostrar cuál es el nuevo camino del equipo blanquivioleta. Pese a que éste sea un motivo que ya se ha vivido durante la temporada, el Pucela tiene una opción de crear un punto de inflexión en la temporada gracias a Jaime Mata. En esta ocasión y, sobre todo, ante este nuevo estilo que se presupone en el conjunto blanquivioleta, la situación del delantero madrileño potencia las ilusiones al hacer buena cualquier manta. Si toca atacar más que defender, el marca dos goles pero, si por el contrario, toca defender más que atacar, el ‘9’ aprovecha su mejor oportunidad en el área.

· La crónica, realizada para ElDesmarque Valladolid | “El estilo es Jaime Mata” ·

Jaime Mata celebra el gol de la victoria ante el Fútbol Club Barcelona B | <em><strong>Foto: LaLiga</strong></em>

Jaime Mata celebra el gol de la victoria ante el Fútbol Club Barcelona B | Foto: LaLiga

La teoría de la manta
Por segunda vez, Luis César Sampedro mencionó en una rueda de prensa que muchos de los goles que ha firmado Jaime Mata esta temporada llegan por el juego del equipo y la movilidad y opciones que éste le proporciona. Fue en la previa a comenzar la segunda vuelta y en esa comparecencia que tantos titulares dejó en la prensa. Después, durante el partido, se vio que el gallego llega algo de razón. Ese cambio de filosofía del equipo pucelano está marcado por ser más defensivo. Luis César quiere un Pucela que viva más arropado y que conceda menos metros a sus espaldas. Con ello, el frente ofensivo queda menos vestido. Tiene menos gente y llega con menos número al área. Con todo, Jaime Mata queda desprotegido y, a veces, solitario.

Esa desprotección sobre el jugador se vio durante los primeros 45 minutos. El Real Valladolid quiso llegar a la portería rival pero lo hizo sin fuerza, jugadores ni ideas. Por suerte el equipo evolucionó en el segundo acto y el Pucela consiguió llegar al área culé con mucha más fuerza. Pablo Hervías, Anuar Tuhami y Óscar Plano acompañaban al ‘9’. Respaldado, Mata consiguió hacer el tanto de la victoria y demostrar que en estado de forma hace buena cualquier manta. La defensiva o la ofensiva. Cualquiera.

El camino de la victoria
El gol y la consiguiente victoria cerraron muchas heridas. La de ganar fuera del Estadio José Zorrilla, la que dejaba a Luis César Sampedro en el alambre y la de dejar la portería a cero en un partido como visitante. Todos confluyeron y el Real Valladolid comienza la segunda vuelta con una sonrisa y una gran dosis de esperanza. En ese objetivo de Luis César de mejorar la primera mitad de la temporada, el Pucela consigue sumar tres puntos de ilusión, esperanza y convencimiento. Ahora, toca refrendarlo sin opción de volver a fallar.

Marcado el duelo por el cambio de estilo en el Real Valladolid, las variaciones resultaron muy productivas. Que el primer partido de ese ‘nuevo’ Pucela termine en victoria potencia la idea del entrenador y ésta consigue el beneplácito de los jugadores. Las victorias marcan cualquier camino u objetivo y el Real Valladolid tiene el suyo: estar entre los seis primeros en el mes de junio. Sencillo y directo.

Aunque es cierto que con Jaime Mata parece más sencillo llegar a esas ambiciones., el elogio a Luis César es obligatorio. El ‘9’ sigue haciendo grande su historia esta temporada y lo firma con cualquier estilo. Defendiendo o atacando, el madrileño es determinante. Para ganar y crear esperanzas, Mata rinde pero, a su vez, Luis César sabe cómo sacarle ese rendimiento que nadie más ha obtenido de él.