Desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid|Lunes, diciembre 11, 2017
Estas aquí: Home » Artículos destacados » ¿Y si es cierto que sólo le falta puntería al Pucela?
  • Sigue a LAV en

¿Y si es cierto que sólo le falta puntería al Pucela? 

El Real Valladolid vive el momento más delicado de la temporada y Luis César Sampedro achaca muchos de esos problemas a la falta de puntería del equipo

“Nos ha faltado claridad. La puntería que tuvo el Cádiz en la primera nos faltó a nosotros”, así resumía Luis César Sampedro la derrota (1-0) en el Estadio Ramón de Carranza. De igual forma, afirmaba que la unión con el gol “son fases” y que “hemos generado para marcar un gol” en Leganés. Con todo, el míster blanquivioleta no se mostraba enfadado tras las dos últimas derrotas del Real Valladolid. Estaba resignado a la falta de puntería que vive su equipo. Las dos últimas comparecencias postpartido del míster blanquivioleta se centraban en la falta de gol. Tras escucharle queda la duda de saber si es sólo por la puntería por lo que el Real Valladolid vive este momento. “Nada está de nuestra parte”, como aseguraba el gallego y todo puede estar relacionado con el gol. ¿Por qué no? Quizás no todo ha cambiado tanto pero el gol, como siempre, marca todo.

Luis César Sampedro, en la rueda de prensa previa al duelo ante el Club Deportivo Leganés <em><strong>(RealValladolid.es)</strong></em>

Luis César Sampedro, en la rueda de prensa previa al duelo ante el Club Deportivo Leganés (RealValladolid.es)

Vivir del gol. Sufrir sin él
El eslogan de publicidad más realista que ha existido fue aquel de un canal de televisión que aseguraba que “sin gol no hay fútbol”. Es más, un gol lo cambia todo. Si todo análisis está marcado por el resultado, y más a estas alturas de la temporada, los resultados y los análisis llegan por los goles. El Real Valladolid no los tiene y, obviamente, no llegan los resultados. Sin ellos, aparecen los miedos y con las incertidumbres, las crisis. El Pucela no está en una crisis de resultados pero, posiblemente, sí en una de confianza en su estilo.

No se cree en el fútbol de este Real Valladolid. No tanto como hace unas semanas. ¡Yo el primero! Es cierto que el equipo no evoluciona como debería pero la duda es saber si el equipo ha cambiado tanto como dicen los últimos resultados. Crecer no ha crecido, está claro, pero intentando analizar toda la temporada, parece que el Pucela no ha cambiado tanto como parece. Sigue siendo el mismo pero sin el gol del inicio de temporada.

“Últimamente nos cuesta marcar”, aseguraba Sampedro en la sala de prensa del Estadio de Butarque. Pese a que “hemos generado para marcar un gol, no estamos convirtiendo lo de antes”. Falta puntería al Real Valladolid y es, quizás, por ello que el equipo no crece. Le falta su sustento y, posiblemente, su único argumento. Este Real Valladolid en el inicio de la temporada vivía del gol. ¿Fue mejor que el Sevilla Atlético? Dudo. ¿Generó más? Posiblemente, no. Marcó un tanto más, tuvo un acierto destacado y sumó tres puntos.

De igual forma en la última gran tarde. La goleada (4-0) ante la Agrupación Deportiva Alcorcón hizo mucho daño al entorno. El partido no fue bueno. El equipo tuvo puntería, y ya. Aprovechó los errores del rival y tapó todas sus carencias con los goles, sobre todo en la segunda parte. Este Real Valladolid vive del gol y de las transiciones. Sin goles y con el marcador en contra, no puede correr y Sampedro sufre. “Me preocupa empezar perdiendo”, afirmaba el míster en Leganés, y es normal. Sin espacios desaparecen las oportunidades. El Real Valladolid no contragolpea y pierde su gran oportunidad, su punto más fiable en la actualidad.

¿Y si estábamos engañados?
Analizando uno por uno todos los partidos ligueros del Real Valladolid esta temporada son muy pocos aquéllos que dejan un regusto de dominio total del Pucela. Sí, es difícil poder dominar un partido un alto porcentaje e imposible hacerlo en 90 minutos. Partiendo de esa base, y con la perspectiva del tiempo, considero que los de Luis César Sampedro sólo fueron muy superiores a los rivales en fútbol en dos partidos.

El Real Valladolid celebra el gol de Ibán Salvador, abrazado cariñosamente por Borja Fernández (RealValladolid.es)

El Real Valladolid celebra el gol de Ibán Salvador ante el Club Deportivo Tenerife(RealValladolid.es)

Las victorias en el Estadio José Zorrilla (2-0) ante el Club Deportivo Tenerife y (2-1) ante el Granada CF mostraron un Real Valladolid serio. Aquel era un equipo que dominaba desde la creación de ocasiones pero, también, desde un fútbol de Segunda división. Proponía y contrarrestaba. Dejando esos dos encuentros a un lado, el Pucela sólo ha sabido hacerse fuerte desde las ocasiones, los goles y la fuerza ofensiva.

Al estar en campo rival no tenía que defender, al encerrar al rival en su área no tenían que preocuparse de su campo y así parece que nos engañamos ante un Pucela que se sustentaba sólo desde el gol. Es cierto que todos los equipos necesitan de un gol al menos para ganar los partidos. Es una obviedad absurda pero, de igual forma, muchos conjuntos tienen una doble vertiente y una propuesta alternativa para conseguir ganar los partidos.

Este Real Valladolid, no. Tapado el contragolpe y cerradas las vías de balón parado, que no son pocos registros, los de Luis César Sampedro pierden fuerza. Mucha fuerza. Hasta tal extremo de dejarse puntos a la vez que la puntería. Cuestiones que van muy unidas. Demasiado unidas. Sin evolución no hay futuro y sin gol, no hay Real Valladolid posible y viable para esta temporada.