Desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid|Lunes, diciembre 11, 2017
Estas aquí: Home » Sin categoría » Todo buen escribano puede hacer un gran borrón
  • Sigue a LAV en

Todo buen escribano puede hacer un gran borrón 

Rayo Vallecano 4 – 1 Real Valladolid | Los días malos existen para todos

Que sea difícil no ilusionarte con este Real Valladolid, como creo que es y como considero que sigue siendo, no quita para que el equipo de Luis César Sampedro tenga un día mal y, quizás, alguno muy malo. Así ocurría en Vallecas. Desde el primer instante del duelo quedaba claro que no era el día del equipo blanquivioleta. Superados en las transiciones y viendo como el rival aprovechaba todos los fallos del conjunto pucelano, el Real Valladolid firmaba, con mucha diferencia, su peor cara de la temporada. Un día de errores y fallos asumible para un equipo que se ha ganado la confianza del entorno por nueve partidos de éxitos y rendimiento. Por ello, Vallecas debe ser la excepción que confirme la regla y no el inicio de la desconfianza sobre el proyecto.

· La crónica del partido, realizada para ElDesmarque Valladolid | “La peor cara del Pucela” ·

Once titular del Real Valladolid en el duelo ante el Rayo Vallecano en el duelo de Vallecas <em><strong>(LaLiga)</strong></em>

Once titular del Real Valladolid en el duelo ante el Rayo Vallecano en el duelo de Vallecas (LaLiga)

Pelea de errores y aciertos
Resumir el partido del Real Valladolid es Vallecas es difícil pero, también, muy sencillo. Dependiendo del camino que quieras adoptar. Es complejo analizar qué ocurrió en el duelo si se analiza que los pucelanos llegaban de golear (4-1) al Córdoba CF pero, también, es fácil entender qué ocurrió si valoramos que el equipo simplemente no estuvo a la altura y que el error puede ser propio y simple de un mal partido. De igual forma que el Córdoba CF no estuvo a la altura en Valladolid, el Pucela no lo estuvo en Vallecas. Copiando el guión pucelano una semana antes, en el que a los de Luis César Sampedro le salió todo lo que buscaron y el rival no encontró viabilidad a nada, en esta ocasión fue al revés. ¡El Pucela estaba superado!

Los fallos de propuesta, no de incomparecencia, del Real Valladolid generaron opciones claras para el equipo de Míchel Sánchez. Los rayistas tuvieron esas oportunidades y las aprovecharon con claridad. Todo acercamiento sobre la meta de Jordi Masip terminaba en gol y, de esta forma, unos, los locales, potenciaban su motivación mientras que los otros, los visitantes, perdían el ritmo del partido.

La intención de mostrar su identidad por parte del Real Valladolid en los primeros 15 minutos dejaba el marcador en contra. La pérdida de Borja Fernández en el primer gol, la defensa adelantada en el segundo y en el intento de transición tras el primer disparo de Óscar Trejo demuestra que el equipo pucelano quiere mirar siempre hacia portería rival pero, en este caso, le saldría caro. Su propuesta fue contrarrestada por un rival ordenado, concienciado y preparado. Los errores del Pucela se unieron a los aciertos del rival y el resultado, tras 45 minutos, ya era contundente: tres goles de diferencia.

La excepción de un gran camino
Con el marcador final, saber qué significa o qué puede valer este resultado para el Real Valladolid es difícil. Siendo honestos, la sensación es que el partido no debe cambiar la lectura que se hace sobre el equipo. El partido es malo, sí, pero el camino creado por el equipo, no. El Real Valladolid está ilusionando en este inicio de temporada. Se muestra como un equipo férreo y convincente. Un error, un mal día o un borrón no debe poner en duda nada de lo mucho que ya ha obtenido este Real Valladolid.

En un fútbol tan exigente como el que se vive hoy en día, con tantos análisis y contenidos, los buenos resultados parecen obligar a la cautela. Todo lo contrario se vive ante un resultado negativo. Ése ya no es el momento de esperar o de ser paciente. Ha llegado el momento de buscar cualquier detalle. ¿Qué hubiera ocurrido si la situación fuera radicalmente opuesta y si el Real Valladolid llevara sólo los puntos que se ha perdido? Si tras una mala situación el Pucela hubiera ganado con claridad en Vallecas se pediría tranquilidad, poso y espera. Lo mismo que toca vivir ahora. Este equipo se lo ha ganado. Con creces.

En una semana de competición tan exigente, el Real Valladolid no puede mirar en demasía al partido de Vallecas. El duelo ya está perdido pero el equipo vive un triple duelo en esta semana. Los duelos ante vallecanos, Agrupación Deportiva Alcorcón y Unión Deportiva Almería dictaminarán el nuevo camino del Pucela, un equipo que, como todos, se ha ganado tener un mal día, como es, sin duda, el vivido ante el Rayo Vallecano en Vallecas.