Desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid|Sábado, octubre 21, 2017
Estas aquí: Home » La frialdad de los partidos | 2017/2018 » El Pucela ilusiona desde las alternativas del juego
  • Sigue a LAV en

El Pucela ilusiona desde las alternativas del juego 

Sevilla Atlético 1 – 2 Real Valladolid = El Pucela tiene ‘9’, si juega de ‘9’

Tras el mazado de la derrota inaugural (1-2) ante el Fútbol Club Barcelona B, Luis César Sampedro afirmaba que había dispuesto la semana para corregir errores. El Pucela no recibía nueva información del entrenador sino que éste matizaba parte del contenido suministrado durante la pretemporada. Así, el equipo supo presionar más arriba, ser más directo en las transiciones y adaptarse a las exigencias del partido. Con le guión más claro, los pucelanos dominaron el balón, la posesión, los contragolpes… En definitiva, fueron un equipo serio, férreo y seguro. El sueño de cualquier entrenador a estas alturas de la temporada y la envidia de cualquier rival supone el regreso a las ilusionantes sensaciones inspiradas durante todo el reciente verano.

· La crónica del partido, para ElDesmarque Valladolid | “Mata se viste de estrella” ·

Jaime Mata, con el puño en alto, celebra el primer gol del Real Valladolid al Sevilla Atlético <em><strong>(LaLiga)</strong></em>

Jaime Mata, con el puño en alto, celebra el primer gol del Real Valladolid al Sevilla Atlético (LaLiga)

Lo importante es mandar
El mejor término que centra todo lo que significa el fútbol moderno es el de “final”. Antes del estreno de la competición, Gaizka Toquero, nuevo jugador del Real Zaragoza, afirmaba que la primera jornada “era la primera de las 42 finales que tenían que jugar”. Dicha mentalidad se está imponiendo en España y, para mí, es un error mayúsculo. La presión a la que se somete al cuerpo y a la mente de los jugadores y aficionados es excesiva para una situación que exige tener diferentes fases. Todo requiere de tiempo y fases de evolución.

Por ejemplo, al Real Valladolid no se le puede exigir lo mismo ahora que dentro de cuatro meses. Ahora se le debe exigir poco pero pedir mucho. Intensidad, intención y ambición. En unos meses, juego, estilo y automatismos. Todo, en una fase o en otra, suele gustar que esté regado con puntos. Se deben cumplir los objetivos desde el primer día. El cómo es diferente. Por ello, la segunda jornada liguera del deja grandes notas en el equipo y la propuesta de Luis César Sampedro. Lo vivido en el Estadio del Viejo Nervión se acerca mucho a lo vivido en el segundo tiempo de la derrota (1-2) ante el Fútbol Club Barcelona B.

Pese a que en los 90 minutos disputados ante el Sevilla Atlético hubo momentos de debilidad defensiva y poca fluidez ofensiva, la propuesta inicial del equipo de Luis César Sampedro fue la que se le puede exigir a un equipo en clara situación de construcción y metamorfosis tras perder, horas antes, a su supuesta estrella. Sin Jose Arnáiz, el Real Valladolid salió con las ideas claras al terreno de juego. Quería imponer su identidad y lo consiguió. El primer acto transcurriría en el campo hispalense. 45 minutos de dominio pucelano, con un gran juego exterior y un punto físico en la zona central, dejaba una renta de dos goles en el marcador.

Detalles muy positivos
Dicha renta se reduciría al poco de comenzar el segundo acto. Un innecesario penalti de Luismi Sánchez dejaba opciones a un Sevilla Atlético que, durante el primer acto, había vivido el despegue de Jaime Mata. El ‘9’, destacado y confiado como no lo estuvo la pasada campaña, supo sacar provecho de sus opciones. De igual forma, el Real Valladolid tuvo inteligencia para aprovechar los movimientos que provocaban la satisfactoria unión entre Ibán Salvador y Antoñito Regal en el carril derecho.

Entre uno y otro superaron a la defensa hispalense para dejar detalles de futuro a corto plazo en el equipo. Si Jaime Mata deja la sensación de estar en un momento de forma y confianza para aprovechar, las variantes desde el banquillo, con la entrada de Óscar Plano, Asier Villalibre o Míchel Herrero, y el dominio del centro del campo de Luismi Sánchez son detalles de ilusión de un conjunto en construcción y supervivencia. Ante la salida de Jose Arnáiz y la no llegada de ese ansiado ‘9’, estos tres puntos suponen la primera alegría de la temporada, una satisfacción que el Real Valladolid firmaba desde el dominio del juego y de las alternativas de éste.

Sorprendentemente, y tras lo sucedido en el debut liguero, el Real Valladolid supo qué tenía que hacer en todo momento. La fuerte presión inicial del equipo de Luis César Sampedro dejaba tiempo para que el equipo supiera sufrir, dar frescura desde el banquillo y buscar las opciones al contragolpe. El estilo de dominar de Luis César Sampedro también deja opciones de buscar los espacios. Este Pucela busca alternativas en el juego y, con ellas, ha conseguido hacerse con los tres primeros puntos de la temporada.


Artículos relacionados: